Enseñar a un hijo a ganarse la vida en el #Refraneroprotocolero

Enseñar a un hijo a ganarse la vida, educarle para que comprenda que lo que se tiene cuesta esfuerzo conseguirlo y que es necesario trabajar, tener un oficio o desarrollar una profesión para obtener el sustento, no es fácil en el mundo actual. En el transcurso de la...

La apariencia no engaña al #Refraneroprotocolero

La apariencia, pretender ser lo que no se es, para obtener lo que de otra manera no se podría conseguir, no pasa inadvertida al refranero, que, basado en el conocimiento y observación popular, detecta al falso de forma inmediata y le dedica muchos refranes similares:...

Comportamiento del heredero en el #Refraneroprotocolero

El comportamiento del heredero  ya sea este quien esperando la herencia no ha hecho precisamente méritos para recibirla (el hijo que desatiende a sus padres, por ejemplo) o quien no esperándola  la recibe por ser el único pariente con derecho a ello (aunque no...

Vacaciones como las de antaño

Unas vacaciones como las de antaño, en las que se cerraba una casa y se abría otra en San Sebastián, Santander, Gijón o A Coruña. Eran unas vacaciones que requerían tiempo para preparar los baúles con la ropa de temporada, ventilar la casa que se abría, retirar...

Pretender sin méritos en el #Refraneroprotocolero

Pretender -querer ser, aspirar a- obtener una buena posición sin haber hecho méritos para ello, es la interpretación que hacemos de este refrán; "hasta los gatos quieren zapatos". Los "gatos" del refrán reflejan a aquellos que quieren una posición que no les...
MENUMENU

Unas vacaciones como las de antaño, en las que se cerraba una casa y se abría otra en San Sebastián, Santander, Gijón o A Coruña. Eran unas vacaciones que requerían tiempo para preparar los baúles con la ropa de temporada, ventilar la casa que se abría, retirar guardapolvos, encerar muebles, etc. En las que se coincidía con las amistades, se organizaban fiestas o se paseaba por la playa con sombrilla, solo para sentir la brisa fresca en la piel (como las señoras que vemos en esta ilustración)… esas son las que a mí me gustaría tener, para que voy a engañarles. Afortunadamente aún me las puedo permitir gracias al cine y la literatura, por cierto.

Volviendo a la realidad, se termina junio y todos empezamos a hablar de vacaciones. El periodo estival invita al descanso y eso es lo que vamos a hacer en Protocolo con Corsé, tomarnos “un merecido descanso” (como dicen las revistas del corazón cuando hablan de las vacaciones de las famosas). Aunque el descanso no va a ser del todo real, porque la sección #refraneroprotocolero seguirá publicándose, si dejaremos descansar a nuestros personajes habituales y las ceremonias en las que participaron, a las palabras y a los libros que seguirán en el anaquel esperando a que termine el verano para volver a la vida.

Como aquellos viajeros (que no turistas) de finales del XIX y principios del XX volveremos tras el verano, con los baúles cargados de historias sobre protocolo y eventos en el pasado, para hablar de ellas en este blog y compartirlas con todos ustedes.

¡Feliz Verano y Feliz Descanso!

 

Ilustración: Revista “La última moda” 05/07/1918. Disponible en Hemeroteca Digital. Biblioteca Nacional

error: Content is protected !!
Share This