Dialogar o pontificar ¿qué le da más lustre al ego?

¡Dialogar o pontificar, he ahí la cuestión! ¿Qué es más beneficioso para el ego: dialogar y sufrir cuando la audiencia se percata de nuestra ignorancia, o pontificar y no admitir opinión en contra porque nadie sabe de esto más que nosotros?  ¡Que shakesperiana me...

Palabras políticas: directrices y consignas en discursos, proclamas y soflamas

Las ideas, valores, propuestas y planes de gobierno que tiene un partido político se hacen llegar a los ciudadanos a través de los programas electorales y de los mensajes que incluyen los políticos en sus intervenciones, opiniones, discursos, etc. Los mensajes...

La Cruz de Hierro una condecoración que habla de guerra y valentía

Hay condecoraciones que hablan de guerra y acciones valerosas en la misma. La condecoración de la que voy a hablar solo se entregaba en ese supuesto. Tenía que producirse una conflagración y una acción valerosa en la misma para tener opción a que la Cruz de Hierro se...

Ha sido un mes de noviembre muy intenso, en el que han coincidido varias convocatorias relacionadas con eventos, protocolo y comunicación. He asistido a dos de ellas: el I Congreso Internacional de Comunicación y Protocolo, organizado por APCER y celebrado en Lima los días 22 a 24 y las XIII Jornadas Internacionales de Protocolo, organizadas por APorEP y celebradas en Lisboa el lunes día 26.

En el post “Lima y Lisboa se escriben con P de protocolo” del blog Protocolo a la Vista tienen un resumen detallado de ambos encuentros; aquí voy a centrarme en el contenido de las ponencias que presenté.

#ICICYPLima “Protocolo en la red

Si hubiera que resumir el contenido de la presentación, Protocolo en la red, que María de la Serna y yo misma hicimos en el #ICICYPLima, en cinco palabras, tal vez podrían ser estas: la importancia de los datos, del big data, para ser más exactos. Un 80% de la presentación se basaba en datos.

Por un lado los datos estadísticos que presentó María de la Serna, que se obtienen de las propias redes sociales, con herramientas como Tweet Binder o Google Analytics, que nos dicen quién hace qué en un determinado periodo de tiempo. A través de ellas obtenemos informes que nos dicen quien es más activo, o más original en sus intervenciones; quien es más popular, quién tiene mayor impacto o quién incluye más fotografías en sus comentarios. Manejando datos podemos saber hasta de qué forma busca la gente la palabra “protocolo”. Además, con herramientas como Social Mention o Buzzsumo obtenemos resultados del impacto que tiene lo que se escribe.

Por otro lado los datos que se obtienen del seguimiento y lectura diaria de los posts y tweets que publican diariamente especialistas y expertos en protocolo y eventos, cuyas redes sociales se siguen a diario a través de Protocol Bloggers Point. Esa fue mi parte del trabajo en la presentación. La lectura diaria de esas publicaciones a lo largo de casi 5 años ayuda a clasificar las mismas en grandes apartados: opinión, historia, actualidad, información, oportunidad, obviedades, etc. También -y desgraciadamente- a detectar mucho plagio, lo cual es siempre una pena.

Algunos datos curiosos: un 42% de quienes escriben con regularidad en blogs y comparten tweets con la comunidad, no indican en su perfil la formación que tienen. Entre los que indican este dato solo un 2%  dicen ser investigadores y un 9% tiene titulación -Grado o Máster- en protocolo.

Cruzando datos de quién escribe y el contenido de lo que se escribe se pueden extraer conclusiones: deberíamos tender más a comunicar que a contar; hay que mejorar la calidad de lo que se publica y ser más rigurosos a la hora de citar las fuentes de las que bebemos.

#XIIIJIP da APorEP “Influencers, It girls y Celebrities ¿un modelo de éxito?

En las XIII Jornadas Internacionales de Protocolo organizadas por APorEP (#XIIIJIP da APorEP) presenté la ponencia: “Influencers, It girls y Celebrities, ¿modelo de éxito?” que se incluyó en el II Panel “Imagem e Sucesso“.

Influencers en redes sociales, jóvenes -un 64% mujeres- que comparten su vida a través de la red y dedican su tiempo a hablar de estilo de vida, belleza y moda. Atractivas para sus seguidores y para las marcas. Sus palabras y  opiniones, tienen un gran impacto entre quienes las siguen, que las ven  creíbles y cercanas, ya que comparten todo con la audiencia y parecen ser expertas y usuarias de aquello de lo que hablan.

Junto a ellas las It girls -musas que inspiran a grandes diseñadores de moda- mujeres que crean tendencias y son seguidas por millones de personas; las celebrities, mujeres famosas producto de reality shows de televisión, o las WAGS, novias y esposas de futbolistas y deportistas. Todas ellas estrellas de las redes sociales, que han llegado a la fama muy rápidamente.

Sus poses, su ropa, maquillaje o peinado  son imitadas por las jóvenes y se han convertido en un referente. Según una encuesta de Mintel cuyos resultados publica la revista Puro Marketing las estrellas de las redes sociales son un referente para niños y jóvenes (entre 6 y 17 años), muy por delante de padres y profesores (que ocupan el 6º y 7º puesto en ese listado).

Estos datos plantean dos preguntas: ¿este fenómeno tiene fecha de caducidad? ¿estamos ante el ejemplo de fama efímera de esta generación?. Las mismas que les planteo a ustedes.

 

error: Content is protected !!
Share This