Semana Santa a un paso -nunca mejor dicho- en 7 días: tronos, imágenes, pasos, palios, insignias, nazarenos, camareras, muñidores, pertigueros, hermandades y cofradías estarán a punto para las tradicionales procesiones que salen a las calles de nuestros pueblos y ciudades en estas fechas.

¿Quién marca el protocolo en la procesión? La Cofradía. En busca de aspectos de protocolo y ceremonial en sus reglamentos nos hemos ido a la Villa de la Orotava y allí hemos encontrado el de la Venerable cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán. El título del Reglamento –de ceremonial y protocolo– no deja lugar a dudas sobre su contenido. Veamos a continuación esos aspectos de protocolo en las procesiones de Semana Santa:

Ámbito de aplicación

El Reglamento se aplica a “los actos de culto que se celebren en la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Guzmán de la Vila de La Orotava [y a su término parroquial] y en las procesiones que de ella partan, o en ella se recojan, organizados por la Cofradía o ligados a ella” (art. 14). En otros actos de culto no organizados ni ligados a la Cofradía, aún celebrándose en la Parroquia, las normas del Reglamento se aplicarán si así lo considera la parroquia.

Etiqueta

Señala el artículo 7 la etiqueta que deberán lucir los cofrades en las procesiones (hábito): “Los señores cofrades con túnica de color morado y un cordón dorado rodeando el cuello, ceñido y atado a la cintura, calcetines y zapatos negros. Las señoras cofrades con ropa negra, chaqueta y falda por debajo de las rodillas, y medias y zapatos igualmente negros. Tanto los unos como las otras lucirán además la Cruz-insignia de la Cofradía”.

En actos civiles a los que acudan representando a la Cofradía ya no será necesario el hábito, pero: “los caballeros chaqueta y corbata de tonos oscuros, las señoras con chaqueta y falda en tonos similares, pudiendo lucir ambos la Cruz-insignia de la Cofradía” (art. 9).

Símbolos

El símbolo por excelencia de una Cofradía es su Estandarte. En la de Santo Domingo de Guzmán “estará siempre presente cuando la Cofradía asista corporativamente a cualquier acto de culto o procesión” (art.10). Este símbolo estará habitualmente expuesto “en la Capilla del Jesús de la Iglesia Parroquial” cuando se convoque a la Cofradía. En los días clave de Semana Santa “se situará en un lugar de mayor visibilidad con la mayor inmediatez posible al Presbiterio, aunque fuera de él”.

El cuidado de los símbolos de la Cofradía se encarga a Mayordomo y Camareros/-as quienes han de cuidar “con esmero el estado de conservación y presentación” (art. 11).

El Fiscal:  jefe de protocolo de la cofradía

El artículo 2 del Reglamento, al hablar de las responsabilidades del Fiscal, observamos que son las de un auténtico jefe de protocolo ya que a él corresponde: “cuidar del orden en los actos de culto y procesiones a los que la Cofradía asista corporativamente, velar por la pureza ceremonial y el debido cumplimento de las normas protocolarias”. El fiscal será asistido en su labor por los Celadores.

Señala el artículo 28 que al Fiscal corresponde la coordinación de los Celadores quienes, en las procesiones, dirigen tanto las filas de cofrades como los pasos y designan “los turnos en que los cofrades porten sobre sus hombros las sagradas imágenes”.

A efectos identificativos llevarán “varas distintivas” (art. 28) durante las procesiones, para ir señalando “que las filas de cofrades no se adelanten a las insignias” (art. 30).

Procesiones: protocolo y ceremonial

Dice el artículo 27 que: “En las procesiones, los cofrades guardarán perfectamente las distancias, con el mayor silencio posible, formando dos hileras y portando cirios encendidos” y “Las señoras cofrades podrán procesionar en filas de cuatro en fondo, tras el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno”.

Orden procesional recogido en el artículo 30:

  • La procesión se anuncia por el Estandarte y se abre por la Cruz Parroquial.
  • Cruz Penitencial de la Cofradía con sus faroles.
  • Ministros turiferarios.
  • Paso de Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores.
  • Presidencia eclesiástica de la procesión.
  • Representación de autoridades religiosas (su precedencia “se dispondrá de conformidad con la Ordenación General del misal Romano y el Ceremonial de los Obispos”, art. 41.2).
  • Representación de autoridades civiles (su precedencia “dispuesta de conformidad con los Reglamentos de Precedencia del Estado y de la Comunidad Autónoma de Canarias”, art. 42)
  • Músicos.

Incluye el Reglamento unas indicaciones sobre comportamiento social dirigidas a sus cofrades, porque nunca está demás hacer un recordatorio de esas reglas que ayudan a la convivencia.

Comportamiento social, urbanidad

Puntualidad: “Los cofrades procurarán ser puntuales en su asistencia a los actos de culto y procesiones ligados a esta Cofradía y a aquellos para los que sean convocados por la Junta Directiva” (art. 6).

Imagen personal: “Ningún cofrade lucirá prendas, joyas o piercings ostentosos o llamativos. Tampoco botas, marcas deportivas en la ropa o peinados demasiado llamativos” (art. 7.2).

Actitud de respeto: “Todo cofrade respetará el honor y dignidad de la Cofradía (…) con su actitud en los actos de culto y en las procesiones (…) guiado en todo momento por un espíritu de devoción y piedad”.

Invitados (otras hermandades, cofradías o esclavitudes): deberán estar a lo que se indique en las invitaciones respecto a “indumentaria, colocación, orden y disposición” (art. 40).

Como hemos podido comprobar el protocolo y el ceremonial en las procesiones de Semana Santa lo marcan las cofradías cuyos pasos desfilarán estos días por las calles de nuestros pueblos y ciudades. Solo queda desear que el tiempo atmosférico sea favorable y no las desluzca. A quien procesiona con fe: que pida un por todos y a quien es un mero observador, respeto.

La imagen destacada está formada por tres fotografías de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán de La Orotava que me envía un villero de lujo: Jesús Acevedo Hernández, a quien dedico esta entrada. ¡¡Gracias!!

Share This