Pretender sin méritos en el #Refraneroprotocolero

Pretender -querer ser, aspirar a- obtener una buena posición sin haber hecho méritos para ello, es la interpretación que hacemos de este refrán; "hasta los gatos quieren zapatos". Los "gatos" del refrán reflejan a aquellos que quieren una posición que no les...

Presidencia mixta para una entrega de premios

Presidencia mixta para una entrega de premios Presidencia mixta: aquella en la que en el espacio destinado a la presidencia (un escenario) se mezclan ordenación en alternancia y línea; la central en alternancia y los laterales en línea, el ejemplo de más...

Visitas con segundas intenciones en el #Refraneroprotocolero

Las visitas, una clave de la vida en sociedad y, por tanto, de la urbanidad de antaño o del protocolo social actual. El refranero ve segundas intenciones en las visitas frecuentes y largas. Las visitas de cortesía se hacían de vez en cuando, eran recíprocas y ...

Presidir presidiendo la presidencia. Palabras CVII

Presidir, ocupar el puesto más importante -el primero- en el espacio físico en el que se celebra el evento, la presidencia, es, además, una tarea fundamental en un acto y para la que el anfitrión se reserva el puesto o lo cede a la máxima autoridad presente o a una...

La precedencia en el #refraneroprotocolero

La precedencia, básica en la ordenación de autoridades que establece el protocolo, tiene como criterio para establecerla el de la edad, un principio utilizado tradicionalmente en lo que hoy denominamos protocolo social (el de mayor edad precede al de menor). Pero...
MENUMENU

Boda en globo: una ceremonia de altos vuelos en 1874

Boda de altos vuelos, una forma de clasificar esta ceremonia que recoge La Ilustración Española y Americana en su número XLV de 1874. Se trata de una boda celebrada en Cincinnati el 19 de octubre de 1874, entre Miss Mary Walsh y Mr. Charles Colton, ambos artistas de la compañía ecuestre de Mr. Barnum. (por cierto, a este famoso empresario circense estadounidense podemos verle en la película: The Greatest Showman).

A menudo decimos en este blog que en organización de eventos no hay nada -o casi nada- nuevo bajo el sol, y con este artículo comprobamos que en organización de bodas, tampoco ¿no creen?. Celebrar una boda en un globo aerostático ¿a finales del XIX? ¿y sin wedding planner? pues si señores y este es el relato que de la misma hace La Ilustración:

Fama de excéntricos, y bien ganada, tienen los ingleses, pero sus primos hermanos, los yankees, bien pueden darles, como se suele decir, quince y raya (…). Como ejemplo de excentricidad que toca en los límites de la locura (…) la ceremonia nupcial (…) en un globo aerostático“.

Continúa La Ilustración con el detalle de la ceremonia de boda en el globo: “Lanzose el globo desde el hipódromo de la ciudad a los espacios aéreos, ocupando la barquilla los contrayentes, un pastor evangélico y los padrinos, y verificose la bendición nupcial cuando aquel [el globo] se hallaba elevado a una altura de 6.000 pies. Pocas horas después descendió en Mount Aurburn y todos reunidos volvieron a la city para celebrar el feliz resultado de tan rara empresa“.

Ya hace siglo y medio las novias hubieran supuesto un desafío a las wedding planner más avezadas (supongo que en esa época no existiría este tipo de profesionales, que hoy causa furor y sin las cuales parece que no se puede organizar una boda). El resultado de esta “excentricidad” fue una boda que dio pié a un comentario en un medio extranjero -La Ilustración Española y Americana- a 6,643 Km. de distancia.

Hoy en día, en España,  hay compañías que se dedican a organizar bodas -y todo tipo de eventos- en globos aerostáticos. Califican la experiencia de “original” ¿de verdad lo es?.

 

 

error: Content is protected !!
Share This