La primera regla a practicar en el golf: la cortesía

Los buenos modales, la buena educación, la cortesía, la urbanidad, o como quiera que denominemos a las normas de comportamiento social, deben estar en el kit básico de supervivencia que llevamos en nuestra bolsa de deporte.  Entre esas normas están: el juego...

«¡No sin mi hijo!», sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (I) [Revisión]

«¡No sin mi hijo!», sobre la integración de los niños en la vida social de los padres es la revisión de una entrada que, con el título: «¡No sin mi hijo!», sobre niños y vida social de los padres, publiqué en Protocol Bloggers Point el 4 de noviembre de 2015. Toda...

Veraneo y veraneantes de principios del siglo XX

Verano extraño el que nos tocará este año, aunque no nos podamos mover de casa o de nuestro entorno habitual, el calor hace pensar a los veraneantes en playas, arena, olas rizadas, largos paseos por senderos, altas montañas o simplemente pasar la tarde a la sombra...

Boda en globo: una ceremonia de altos vuelos en 1874

Boda de altos vuelos, una forma de clasificar esta ceremonia que recoge La Ilustración Española y Americana en su número XLV de 1874. Se trata de una boda celebrada en Cincinnati el 19 de octubre de 1874, entre Miss Mary Walsh y Mr. Charles Colton, ambos artistas de la compañía ecuestre de Mr. Barnum. (por cierto, a este famoso empresario circense estadounidense podemos verle en la película: The Greatest Showman).

A menudo decimos en este blog que en organización de eventos no hay nada -o casi nada- nuevo bajo el sol, y con este artículo comprobamos que en organización de bodas, tampoco ¿no creen?. Celebrar una boda en un globo aerostático ¿a finales del XIX? ¿y sin wedding planner? pues si señores y este es el relato que de la misma hace La Ilustración:

Fama de excéntricos, y bien ganada, tienen los ingleses, pero sus primos hermanos, los yankees, bien pueden darles, como se suele decir, quince y raya (…). Como ejemplo de excentricidad que toca en los límites de la locura (…) la ceremonia nupcial (…) en un globo aerostático“.

Continúa La Ilustración con el detalle de la ceremonia de boda en el globo: “Lanzose el globo desde el hipódromo de la ciudad a los espacios aéreos, ocupando la barquilla los contrayentes, un pastor evangélico y los padrinos, y verificose la bendición nupcial cuando aquel [el globo] se hallaba elevado a una altura de 6.000 pies. Pocas horas después descendió en Mount Aurburn y todos reunidos volvieron a la city para celebrar el feliz resultado de tan rara empresa“.

Ya hace siglo y medio las novias hubieran supuesto un desafío a las wedding planner más avezadas (supongo que en esa época no existiría este tipo de profesionales, que hoy causa furor y sin las cuales parece que no se puede organizar una boda). El resultado de esta “excentricidad” fue una boda que dio pié a un comentario en un medio extranjero -La Ilustración Española y Americana- a 6,643 Km. de distancia.

Hoy en día, en España,  hay compañías que se dedican a organizar bodas -y todo tipo de eventos- en globos aerostáticos. Califican la experiencia de “original” ¿de verdad lo es?.

 

 

error: Content is protected !!
Share This