La primera regla a practicar en el golf: la cortesía

Los buenos modales, la buena educación, la cortesía, la urbanidad, o como quiera que denominemos a las normas de comportamiento social, deben estar en el kit básico de supervivencia que llevamos en nuestra bolsa de deporte.  Entre esas normas están: el juego...

«¡No sin mi hijo!», sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (I) [Revisión]

«¡No sin mi hijo!», sobre la integración de los niños en la vida social de los padres es la revisión de una entrada que, con el título: «¡No sin mi hijo!», sobre niños y vida social de los padres, publiqué en Protocol Bloggers Point el 4 de noviembre de 2015. Toda...

Veraneo y veraneantes de principios del siglo XX

Verano extraño el que nos tocará este año, aunque no nos podamos mover de casa o de nuestro entorno habitual, el calor hace pensar a los veraneantes en playas, arena, olas rizadas, largos paseos por senderos, altas montañas o simplemente pasar la tarde a la sombra...

El post Un tono de mal tono apareció publicado por primera vez en Protocol Bloggers Point el 22 de agosto de 2014, y hacía referencia a los sonidos que emiten los teléfonos móviles cuando tienen una llamada entrante.

Los móviles nos avisan cada vez que tenemos una llamada, además también si la perdemos, o cuando entra un mensaje, por no hablar de los distintos avisos de los diferentes sistemas de mensajería instantánea y redes sociales a los que estamos suscritos. El resultado es una cacofonía bastante desagradable al oído.

El tono inicial de los teléfonos era un sonido poco agradable, pensado para que quien lo escuchase descolgase cuanto antes el receptor y respondiese a la llamada. La cosa ha cambiado mucho y podemos elegir cualquier tono para la llamada entrante del móvil: desde sonidos agradables, que nos gustan o nos traen un recuerdo especial a la canción pegadiza del verano o la voz infantil de un ser querido que nos dice que descolguemos el móvil …. ¡cualquier cosa!.

Tampoco en esta situación pensamos en los demás, o tal vez si y pensando en ellos dejamos que el teléfono suene y suene para hacer partícipes a los que nos rodean de ese sonido que –solo a nosotros- nos parece fantástico porque nos distingue del resto, y nos hace únicos.

Queridos protocoleros elijamos un tono de buen tono, y evitemos que el sonido esté demasiado alto.

Fuente de la imagen: Pinterest

error: Content is protected !!
Share This