Inaugurando el curso con la inauguración de un colegio

Qué mejor vuelta al cole que estrenando colegio ¿verdad protocoleros? Qué bonito volver al cole no solo rodeados de olor a libros y cuadernos nuevos, si no también a cole nuevo. Eso sí, para estrenarlo hay que inaugurarlo y eso es lo que vamos a hacer. Antes de...

Museos y modales (a ser posible buenos)

Museos y modales es el post que abre la vuelta al cole tras las vacaciones en este blog y relata la experiencia personal de la autora de estas líneas cuando a principios de agosto visitó estos tres museos: El Prado, Thyssen y Caixaforum, para ponerse al día con...

Don´t pester a captive audience! [Revisión]

Don´t pester a captive audience! Fue publicado el 1 de agosto de 2014 en Protocol Bloggers Point.  El título tomaba prestada la frase del cartel que ilustra este post y que le viene cual pedrada en ojo de boticario. El cartel es del diseñador...

El post Un tono de mal tono apareció publicado por primera vez en Protocol Bloggers Point el 22 de agosto de 2014, y hacía referencia a los sonidos que emiten los teléfonos móviles cuando tienen una llamada entrante.

Los móviles nos avisan cada vez que tenemos una llamada, además también si la perdemos, o cuando entra un mensaje, por no hablar de los distintos avisos de los diferentes sistemas de mensajería instantánea y redes sociales a los que estamos suscritos. El resultado es una cacofonía bastante desagradable al oído.

El tono inicial de los teléfonos era un sonido poco agradable, pensado para que quien lo escuchase descolgase cuanto antes el receptor y respondiese a la llamada. La cosa ha cambiado mucho y podemos elegir cualquier tono para la llamada entrante del móvil: desde sonidos agradables, que nos gustan o nos traen un recuerdo especial a la canción pegadiza del verano o la voz infantil de un ser querido que nos dice que descolguemos el móvil …. ¡cualquier cosa!.

Tampoco en esta situación pensamos en los demás, o tal vez si y pensando en ellos dejamos que el teléfono suene y suene para hacer partícipes a los que nos rodean de ese sonido que –solo a nosotros- nos parece fantástico porque nos distingue del resto, y nos hace únicos.

Queridos protocoleros elijamos un tono de buen tono, y evitemos que el sonido esté demasiado alto.

Fuente de la imagen: Pinterest

error: Content is protected !!
Share This