Disculpas, excusas y pretextos la delgada línea entre la verdad y la mentira [Revisión]

¿Quién no ha usado disculpas, excusas o pretextos para no hacer algo? ¡Lo suponía!. Estamos tan habituados a utilizarlos que ya forman parte de nuestra vida de relación social y el que no sabe hacerlo es mirado como un bicho raro: “Pero ¿vas a ir? Yo que tú le habría...

Cuando los periodistas sabían escribir sobre protocolo

Cuando los periodistas sabían escribir sobre protocolo, así, en pasado, porque parece que ahora no lo hacen bien. Al menos esa es la opinión de algunos blogueros de protocolo y eventos que han escrito sobre el particular y que hemos mantenido desde la página web que...

Chincha rabiña que mi madrina es Sisí y la tuya no” sería una frase infantil que imagino en boca de la Infanta María Teresa (hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo) soltándosela a su hermana María de las Mercedes o a sus amiguitas, cuando se enfadaba. Y era verdad, porque María Teresa era ahijada de S.A.I. y R. la Emperatriz de Austria, ni más ni menos. ¿Quién podía decir lo mismo en España?, nadie.

Encontramos mención a la madrina en el relato de la ceremonia del bautismo que hizo  La Ilustración en su número XLIV de 30 de noviembre de 1882. Esta crónica fue realizada por el periodista  Martínez de Velasco y se complementaba con un grabado a doble página.

En la descripción de la comitiva que acompañó a la Infanta desde las habitaciones hasta la Real Capilla es donde encontramos la alusión a la madrina:

Dos maceros; gentileshombres de Casa y Boca; mayordomos de semana; dos maceros; dos Reyes de Armas; Grandes de España cubiertos; otros dos Reyes de Armas; siete Grandes de España [que portaban las insignias del bautismo]; la infanta recién nacida en brazos de su aya; S.A.I. y R. la Archiduquesa de Austria Doña Isabel [madrina en representación de S.M.I. y R. la Emperatriz de Austria];  el Patriarca de Indias (…); el barón Teodoro Scholoisnigg y la Sra. Condesa de Daen, de la alta servidumbre de la Sra. Archiduquesa; el Conde Carlos Condenhove, gentil hombre de S.M.I. y R. A. el Emperador de Austria (…) el jefe superior de Palacio (…) el comandante general de los Reales Alabarderos (…) y la plana mayor y música de dicho cuerpo.

Sisí no vino a España, en concreto a Madrid, a llevar a su ahijada hasta la pila bautismal, fue una madrina por poderes, pero madrina al fin y al cabo, situación que seguro dio pié a que su ahijada fardase de vez en cuando con el tema.

 

error: Content is protected !!
Share This