Rigurosa etiqueta en un banquete fraternal con periodistas

Rigurosa etiqueta la que lucían los periodistas e invitados que asistieron a la cena ofrecida por periodistas españoles a sus homólogos portugueses. “Banquete fraternal” son las palabras que utiliza La Ilustración Española y Americana de 25 de mayo de 1871 para...

El gastrónomo rapsoda y entendido en arte que habita en el Anaquel

Un gastrónomo -persona aficionada al buen comer- que además es rapsoda -recita versos- y entendido en arte, no se encuentra todos los días. Si además sabe de decoración y servicio de mesa ¡¡es una joyita!! . Pero para joyita el libro: "La gastronomía o los placeres de...

La romería de San Isidro del Campo, una costumbre madrileña

El viernes es San Isidro y en Madrid no estamos de fiestas por primera vez en muchos años. Así que en este blog nos vamos a ir a un año en el que sí se celebraron. El 15 de mayo de 1875 La Ilustración Española y Americana, publicaba un grabado a toda página de Daniel...

El refajo también lo encontramos en el refranero, como no podía ser menos. En este caso nos viene “cual pedrada en ojo de boticario“, porque tal y como está la climatología -de cara al #ventemajo- ya nos podemos pertrechar con refajo múltiple porque si no nos sirve de abrigo, hará función de sombrilla.

Por si no lo saben,  este fin de semana los #protocoleros celebramos nuestra IV Jornada de Convivencia Protocolera en #Segovia2018 a la que hemos bautizado con un hashtag – #ventemajo – (solo porque rima con refajo, por cierto). En esa ciudad Castellano-Leonesa nos daremos cita unas 40 personas que tenemos algo en común: el protocolo.

Como les decía el refrán de hoy viene que “ni pintado” porque relaciona el refajo con el clima, o lo que es lo mismo, la indumentaria con la temperatura y de rebote la etiqueta con la estación del año. El refranero es sabio y cuando el clima está revuelto, mejor conservar aquella que te abriga y no exponerse a coger un resfriado por no hacerlo.

De cualquier manera, todos los que vamos a #ventemajo tenemos asumido aquello de que “hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo”  y hemos puesto en la maleta ropa para todas las estaciones (incluso algún que otro refajo), porque no nos fiamos del hombre del tiempo ni del calendario zaragozano y preferimos “prevenir que curar“.

Con una buena enagua
y un buen refajo,
hace una segoviana
bailar al santo.

 

error: Content is protected !!
Share This