Una madrugá sevillana de 1882

En la madrugá sevillana de 1882  desfiló la Cofradía de San Antonio Abad, llamada del Silencio, denominada así “en razón a que  para el buen orden de la cofradía, no se usaban otras voces que las de cuatro roncas trompetas”. Esta cofradía, que llevaba...

Torrijas para un rey, receta de su cocinero mayor

¿Se imagina a un rey comiendo torrijas? pues si la receta nos la da quien fuera jefe de cocina de palacio durante 34 años, sirviendo a todos los Felipes (desde el II hasta el IV) alguna seguro que llegó a la mesa real. Además, con lo religiosos que eran los Austrias,...

Chincha rabiña que mi madrina es Sisí (y la tuya no).

"Chincha rabiña que mi madrina es Sisí y la tuya no" sería una frase infantil que imagino en boca de la Infanta María Teresa (hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo) soltándosela a su hermana María de las Mercedes o a sus amiguitas, cuando se enfadaba. Y...
MENUMENU

Mariana de Austria (1634-1696) estaba destinada a casarse con su primo, Baltasar Carlos, único hijo de Felipe IV, pero el fallecimiento del príncipe en 1646 cambió el destino de esta joven que, con 15 años, acabó casada con su tío Felipe IV y siendo madre de su sucesor, Carlos II.

mariana-de-austria_velazquez

Para la entrada triunfal de esta reina en Madrid, en noviembre de 1649,  protocolo y ceremonial salieron a las calles de una ciudad engalanada para celebrar una fiesta cuya suntuosidad, magnificencia, pomposidad y ostentación reflejase el poder de la monarquía. Esa era la imagen que la monarquía pretendía ofrecer tanto a sus súbditos como al resto de potencias extranjeras, en un periodo en el que ya empezaba la decadencia y  penuria económica de España.

Manuel Villaverde Prado y Salazar en la “Relación escrita a un amigo ausente desta Corte, de la entrada que hizo la reina NSD Mariana de Austria, Lunes 15 de noviembre de 1649, desde el Retiro al Palacio Real de Madrid” describe la entrada de la reina en Madrid desde el punto de origen al de destino, los lugares por los que pasó y en los que se detuvo, lo que allí vio, el acompañamiento que llevaba y sus vestimentas y joyas.

relacion_villaverde

La ceremonia comenzó en la Puerta del Buen Retiro, lugar en el que se formaba la comitiva que debía acompañar a la reina durante su recorrido: “Salió SM (…) del Retiro a las 2 dadas (…) acompañada de meninas y damas (…) y los Grandes”. En este cortejo participaban las principales autoridades, la nobleza, las órdenes religiosas y eclesiásticos un conjunto que ofrecía una imagen de la posición de cada uno en una sociedad jerarquizada.

palacio-del-buen-retiro_plano-texeira

El cortejo atravesó la carrera de San Jerónimo

san-jeronimo_plano-texeira

para llegar a la Puerta del Sol, (la Iglesia del Buen Suceso delimitaba su parte oriental, tenía enfrente una fuente con su mismo nombre)

puerta-del-sol_plano-texeira

siguió por la calle Mayor deteniéndose en el  palacio del conde de Oñate  “donde estaba aderezado el balcón dorado” desde el cual el rey saludaría a la reina. El rey había llegado al palacio del Conde de Oñate “acompañado de Títulos y Caballeros de las Órdenes” – relata Villaverde de Prado- más “treinta y seis o más regidores con ropas largas de telas de Milán y sus maceros, con lucido acompañamiento y caballos (…) aderezados”; y lo había hecho bajo palio “de brocado muy realzado y lucente”.

El palacio del Conde de Oñate estaba en la Travesía del Arenal, frente al Convento de San Felipe Neri, en cuyas gradas estaba el Mentidero de la Villa

onate-y-mentidero_plano-texeira

Prosiguió su recorrido por la Calle Mayor, la Plaza Mayor, 

plaza-mayor_puerta-guadalajara_plano-texeira

la Puerta de Guadalajara, Platerías

plaza-mayor_puerta-guadalajara_plano-texeira

hasta llegar a la Iglesia de Santa María, donde asistió al  Te Deum interpretado por los músicos y cantores de la Real Capilla.

santa-maria-y-palacio_plano-texeira

Tras el acto religioso, la reina volvió a montar y continuó hasta el Palacio Real, donde la esperaba el rey para acompañarla a sus aposentos, poniendo fin a un desfile que duró varias horas.

Las calles por las que pasó el cortejo y las adyacentes se decoraron con arquitectura efímera, estatuas y fuentes de gran espectacularidad lo que reforzaba el mensaje que se pretendía transmitir: las virtudes del soberano, la lealtad de la ciudad  hacia sus monarcas y lo que se esperaba de la  reina.

Las casas se cubrieron con telas, brocados y  tapices. El ambiente era festivo y lúdico durante todo el recorrido se organizaron fiestas y espectáculos para amenizar el cortejo. Se alzaron  tablados que servían de escenarios a representaciones teatrales, danzas y luminarias. Sin olvidar la música ya que durante el recorrido la reina iba acompañada de: tambores, clarines, trompetas y chirimías.

Como vemos la calle era el escenario de actos de protocolo y ceremonial con un fin propagandístico: destacar la grandeza del poder de la monarquía.

Fuentes:

  • Biblioteca Digital Hispánica. Villaverde de Prado, M., Relación escrita a un amigo
  • Plano Texeira: http://bvpb.mcu.es
  • Museo del Prado. Diego Velázquez, Retrato de Mariana de Austria
  • Moya García, M. Análisis de las relaciones de sucesos con motivo de la entrada triunfal de Mariana de Austria en Madrid (1649)
  • Moya García, M. Una visión interdisciplinar del Madrid del Siglo de Oro: ideología, sociedad y fiesta cortesana a través de las relaciones de sucesos

 

error: Content is protected !!
Share This