Inaugurando el curso con la inauguración de un colegio

Qué mejor vuelta al cole que estrenando colegio ¿verdad protocoleros? Qué bonito volver al cole no solo rodeados de olor a libros y cuadernos nuevos, si no también a cole nuevo. Eso sí, para estrenarlo hay que inaugurarlo y eso es lo que vamos a hacer. Antes de...

Museos y modales (a ser posible buenos)

Museos y modales es el post que abre la vuelta al cole tras las vacaciones en este blog y relata la experiencia personal de la autora de estas líneas cuando a principios de agosto visitó estos tres museos: El Prado, Thyssen y Caixaforum, para ponerse al día con...

Don´t pester a captive audience! [Revisión]

Don´t pester a captive audience! Fue publicado el 1 de agosto de 2014 en Protocol Bloggers Point.  El título tomaba prestada la frase del cartel que ilustra este post y que le viene cual pedrada en ojo de boticario. El cartel es del diseñador...

Protocolo en la procesión del Corpus de 1623 en Madrid, porque además del ceremonial religioso que este tipo de manifestaciones tenía, había una protocolización de quienes desfilaban en ella. Se utilizaban criterios de protocolo que mantenemos en la actualidad, como el de la antigüedad en el cargo o la fecha de creación de una institución, por ejemplo. Como siempre, los cargos más importantes estaban cerca no solo de la Custodia, también del poder temporal.

En el libro “Madrid Viejo” de Ricardo Sepúlveda, que hemos mencionado hace unas semanas para el post sobre la Romería de San Isidro, hay una descripción de la procesión del Corpus del año 1623. El autor del libro dice que está tomada literalmente de unas cartas de Andres de Almansa y Mendoza, publicadas en la Colección de Libros Españoles Raros y Curiosos (Tomo XVII). Quien escribe estas líneas no ha comprobado ese dato, simplemente va a trascribir a su vez el texto de Ricardo Sepúlveda de forma literal, tomándose algunas licencias como son separar párrafos (pues el texto aparece como un solo bloque a lo largo de 4 páginas), ponerles un título aquí y allá;  suprimir y rehacer algunas frases y hacer listados cuando habla de ordenaciones.

Fijando un recorrido de seis horas

“Comenzó a salir como suele, de la Iglesia de Santa María (…) a las nueve de la mañana y se acabó cerca de las tres de la tarde”.

“Bajó por la puerta de la casa (…) del Almirante de Castilla y por la del Duque de Pastrana, y por las caballerizas del Rey”.

Derecha de la Puerta de Palacio subió hasta San Juan y, por la puerta de la casa que está labrando el Conde de Olivares a la calle de Santiago.

Salió a la puerta de Guadalajara y bajó por la Platería y casa del Marqués de Cañete, a la Iglesia de donde había salido”

Calles engalanadas que pasa la procesión

“Estuvieron todas las calles y partes dichas ricamente aderezadas de colgaduras y tapicerías y, en particular, desde las caballerizas hasta San Juan, las muy ricas de su Majestad de las guerras de Túnez y la Goleta y la de Abraham y la de Noé.

Frontero de Palacio hubo un altar con grandiosas joyas y riquezas y un dosel nuevo de seda, plata y oro, el mejor que desta calidad se ha visto, hecho en el nuevo obraje que ha traído a su villa de Pastrana el duque, para emulación de Chinos y Flamencos, pues se han hecho ya allí algunas tapicerías, las mejores se dicen que se hallan en Europa”.

Protocolo para el desfile procesional

Dicha la misa por el Inquisidor Mayor en la Capilla Real, con asistencia de su Majestad, el Infante D. Carlos, los cardenales Zapata y Espínola, Grandes y Embajadores en sus asientos, caminó la procesión” El protocolo que se siguió en la ordenación de quienes componían el desfile procesional fue el siguiente:

  • Atabaleros y trompetas delante.
  • 24 pendones con sus Priostes, Mayordomos y Oficiales de las cofradías con sus cetros de plata y más de 50 hachas blancas con cada pendón.
  • Los niños desamparados con su pendón, vestidos con ropas azules.
  • Los niños de la Doctrina, con su pendón y ropas pardas todos con sobrepellices y guirnaldas de flores en las cabezas y ramos en las manos.
  • Una cruz y a continuación los hermanos del Hospital General, detrás el Preste con capa y reliquia y los Diáconos a los lados.
  • El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, con su estandarte de las armas de Santo Domingo y todos los Familiares, Notarios, Comisarios, Consultores y Calificadores desta Corte y su distrito, con hachas y velas de cera y sus insignias en las capas y pectorales en los pechos.
  • La religión de Juan de Dios con guion de plata y el Preste con capa y reliquias y Diáconos.
  • Una cruz y tras ella los Capuchinos, tras ellos el Preste con la capa y reliquia y los Diáconos.
  • Los Mercedarios descalzos, tras ellos el Preste con la capa y reliquia y los Diáconos.
  • Los  Trinitarios, tras ellos el Preste con la capa y reliquia y los Diáconos.
  • Los Recoletos Agustinos, tras ellos el Preste con la capa y reliquia y los Diáconos.
  • La religión de los Clérigos Menores en los que iban más de 200 religiosos (en este orden);
    • Compañía de Jesús.
    • Los Mínimos Victorianos de San Francisco de Paula.
    • Los Mercedarios.
    • Los Trinitarios.
    • Los Agustinos.
    • Los Franciscanos Descalzos y Calzados.
    • Los Dominicos.
  • Los Monjes, llevando todos sus ternos y guiones, muy costosos y ricos, y acólitos con incensarios.
    • Los Basilisos.
    • Los Premostenses.
    • Los Bernardos.
    • Los Benitos.
  • Cruces de las parroquias de Madrid.
  • Las Órdenes de Caballeros Militares, con sus mantos de Capítulo (en ellas iban también los Grandes que tenían hábito de cada cuerpo de caballeros). En medio de las Órdenes dos hileras de clérigos. Desfilaban en este orden:
    • Alcántara.
    • Calatrava.
    • Santiago.
  • Los Consejos por orden y antigüedad en dos hileras y en medio de ellos la música de la Capilla Real.
  • La Custodia con el Santísimo Sacramento, llevada por 20 clérigos (pesaba 14 arrobas de plata). Las varas y cordones bajo el que iba la Custodia las llevaban los Regidores de la Villa.
  • Detrás de la Custodia Inquisidor Mayor y rodeándola por los lados 24 Capellanes de Honor del Rey con capas.
  • Los Mayordomos semaneros y los Grandes que no tenían hábito de las órdenes militares.
  • Su Majestad (…) con rico vestido bordado (…) y collar grande del Toisón. A su izquierda y un paso por delante, su hermano el Infante D. Carlos.
  • A los lados de su Majestad, los Embajadores, el Capellán Mayor y Obispos, llevando todos ellos velas blancas en las manos. Este grupo iba cercado por la guarda de los Archeros: Española al lado derecho y Tudesca al lado izquierdo.

Cortesías y reverencias en la puerta de Palacio

“Al pasar la procesión por la puerta de Palacio hizo su Majestad gran cortesía a la Reina, que estaba en el balcón con la Infanta y el Infante Cardenal.

La misma cortesía hizo al Príncipe de Gales que estaba con su gente en los balcones de su cuarto, los cuales hicieron grandes cortesías y reverencias a su Majestad y grandes humillaciones y adoraciones al Santísimo cuando pasó”.

Paradas ante los altares y vuelta a la Iglesia

“La procesión se detuvo ante los altares levantados junto a los palacios de Pastrana, Abrantes y Oñate, y se cantaron salmos de rúbrica (…).

Cubierta de flores la Custodia y envuelta en nubes de incienso, regresó la procesión a Santa María, pasando delante de las casas de Lope y Calderón, que estaban, como todas las de la calle Mayor, colgadas de Damasco y las del Conde de Oñate con sus históricos tapices. La calle y el resto de la carrera estaban cubiertas de juncia, tomillo y romero”.

Este tipo de eventos en el que desfilan tanto cargos eclesiásticos como civiles necesita un conocimiento en profundidad de la estructura organizativa de todas las instituciones -civiles y religiosas- presentes, para ordenar en la misma a sus cargos por estricto orden protocolario. Pero también hay que ir más allá, ya que es necesario conocer las fechas de creación de las distintas órdenes religiosas participantes, para ordenarlas por antigüedad y en sentido inverso (las más antiguas van más cerca de la Custodia).

Es muy importante aquí que quien desfila vista la vestimenta ritual, con sus insignias identificativas, a fin de dar al desfile homogeneidad y vistosidad, estamos hablando de “etiqueta requerida” y, por tanto, de protocolo.

¿Por qué fue importante esta procesión de 1623? Supongo que porque estábamos vendiendo “marca España”. En aquella fecha teníamos en Madrid a un visitante importantísimo -el Príncipe de Gales, Carlos Estuardo- de una potencia amigo-enemiga -Inglaterra- y había que casar a la Infanta María de Austria, hermana de Felipe IV  (al final no hubo boda, pero intento hubo). La imagen que había que dar: religiosidad, orden, riqueza, poder, etc. sin duda se dio.

Fuente del texto: “Madrid Viejo” (1887) de Ricardo Sepúlveda. Biblioteca Digital Hispánica.

Fuente de la imagen destacada: Procesión del Corpus 1623. Biblioteca de la Memoria de Madrid.

error: Content is protected !!
Share This