Más que acta de inauguración, programa de un acto

Más que acta de inauguración estamos ante el programa completo de un acto. Eso es lo que he pensado al leer en La Ilustración Española y Americana de 22 de abril de 1878 el acta de la inauguración del Hospital Español en Buenos Aires. Y si no, juzguen por ustedes...

La etiqueta masculina necesita de un buen sastre

La etiqueta masculina necesita de un buen sastre, en eso seguro que están de acuerdo conmigo. No es lo mismo que te hagan un traje a medida que ir a la tienda y coger uno digamos de la talla 50, que es aproximadamente la que usted -caballero- viste y pretender que le...

Cortesía y honores del gastrónomo que encontramos en el anaquel

El gastrónomo, esa persona experta en el arte del buen comer, pone en práctica en la mesa una serie de cortesías y honores que harán la delicia de sus invitados, casi tanto como la comida que va a compartir. Y su buen hacer será observado y copiado porque "en la mesa...
MENUMENU

Preparando el guión para el Kiosko de Protocolo de ayer en Europeamedia en el que hablamos de la festividad de San Isidro y todo lo que la rodea: pradera, agua, rosquillas, bailes, verbenas, trajes de chulapa y chulapo, etc. encontré referencias a tres personajes femeninos muy castizos: Majas, Manolas y Chulas. Como no tenía muy clara la diferencia, decidí investigar un poco más sobre estos tres tipos de mujer propios de finales del XVIII y siglo XIX, y que han llegado a nosotros a través de cuadros de pintores como Mengs o Goya. Todas ellas, las del pueblo llano (no las duquesas vestidas de majas) eran  mujeres trabajadoras (carniceras, verduleras, castañeras, cerilleras, sastras, etc.), que mantenían a sus familias (marido incluído) y que al terminar la jornada y los días de fiesta, vestían sus mejores galas para salir a a calle ya fuera para ir a misa, procesión o bailes y verbenas.

protocolo

Esa etiqueta a la que me refiero aparece descrita en un libro de 1889. Majas, manolas y chulas: historia, tipos y costumbres de antaño y ogaño, de Enrique Rodríguez Solís que pueden consultar en la Biblioteca Digital Hispánica.

Maja: frente erguida, pecho elevado y talle recogido

La maja necesitaba estas características de su figura  para lucir: “moña de seda y plata; rico jubón de raso; saya corta adornada de azabaches y abalorios; graciosa mantilla caída sobre el cuello; media de seda y zapato de terciopelo (…) ; magníficos pendientes (…) sortijas (…)” y empuñar además “esa arma terrible (…) que se llama abanico“.

protocolo protocolo

Manola: gracia, donaire y malicia

Para llevar su traje de gala una manola necesitaba de las dos características primeras –gracia y donaire– ya que la malicia la reservaba para sus dichos cargados de segundas intenciones. En su vestimenta no faltaban: “peineta de concha, lisa, alta y acanalada sosteniendo un ancho rodete de trenzas, chatas de 7 cabos (…); mantilla de tira, ribeteada de anchas cintas de finísimo terciopelo (…); pañolito (…) de crespón de China, con bordado de colores y largo fleco; y las puntas anudadas a la cintura (…) delantal de fular (…). Saya con volantes de percal inglés, marcando las caderas y lo suficientemente corta para dejar ver los bajos de encaje de una blanquísima enagua (…) media de seda  (…) y un zapato de tabinete, de pala puntiaguda y muy baja“.

protocolo

Chula: estatura mediana e ingenio natural

Chaqueta negra; linda falda de percal o lana (…) enagua blanquísima (…) media blanca (…) elegantes botines de color azul o naranja la caña y el chanclo de charol, lleno de pespuntes; pañuelo de seda a la cabeza, recogido en las sienes (…) cubriendo la punta de atrás con el pañolón (…) negro, bordado en sedas (…) airosa mantilla“.

Cada uno de estos tipos de mujer tenía a su lado un tipo de hombre, del que hablaremos otro día.

 

Fuente del texto: libro citado.

Fuente imágenes: Biblioteca Digital Hispánica, Hemeroteca Digital (La Ilustración española y americana).

error: Content is protected !!
Share This