Una madrugá sevillana de 1882

En la madrugá sevillana de 1882  desfiló la Cofradía de San Antonio Abad, llamada del Silencio, denominada así “en razón a que  para el buen orden de la cofradía, no se usaban otras voces que las de cuatro roncas trompetas”. Esta cofradía, que llevaba...

Torrijas para un rey, receta de su cocinero mayor

¿Se imagina a un rey comiendo torrijas? pues si la receta nos la da quien fuera jefe de cocina de palacio durante 34 años, sirviendo a todos los Felipes (desde el II hasta el IV) alguna seguro que llegó a la mesa real. Además, con lo religiosos que eran los Austrias,...

Chincha rabiña que mi madrina es Sisí (y la tuya no).

"Chincha rabiña que mi madrina es Sisí y la tuya no" sería una frase infantil que imagino en boca de la Infanta María Teresa (hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo) soltándosela a su hermana María de las Mercedes o a sus amiguitas, cuando se enfadaba. Y...
MENUMENU

Los reyes de Portugal, Don Carlos I y Doña María Amelia de Orleans, visitaron España en 1892 y se alojaron en el Palacio Real, la crónica de sus primeras horas en la capital de España la recogió La Ilustración Española en su número de 15 de noviembre de 1892.

Recibimiento en la Estación de Mediodía

El recibimiento por las autoridades a los reyes de Portugal se hizo en la Estación de Mediodía. Antes de la llegada del tren real las autoridades que les iban a recibir se fueron ubicando en el andén y en los salones de la estación. Allí se encontraban los ministros de la corona generales del ejército y la marina, senadores y diputados, el gobernador civil, el alcalde y personajes representativos de la colonia portuguesa.

A las 12:00 la reina Doña María Cristina y la Infanta Doña Isabel llegaron a la estación y aguardaron en un salón -que hoy llamaríamos VIP- la llegada del tren real. Una vez el tren entró en la estación la reina y la infanta se dirigieron al vagón que traía a los reyes de Portugal. Del coche real salió en primer lugar el rey D. Carlos, que saludó a la reina y a la infanta con un beso en la mano y después la reina, que saludó a ambas con un beso en la mejilla.  Comenta La Ilustración la indumentaria de los reyes de Portugal “el rey vestía uniforme de general, con la banda de las tres órdenes (1) y la reina un precioso traje en que se combinaban los colores encarnado y amarillo de la bandera española“.

Comitiva desde la Estación a Palacio

Para dar la bienvenida a los reyes de Portugal, el pueblo de Madrid se echó a la calle, adornó sus balcones y ventanas y contempló el paso del cortejo que llevó a los monarcas desde la estación del Mediodía al Palacio Real. La comitiva pasó por el Prado, la Plaza de Madrid, la calle de Alcalá, la Puerta del Sol, la calle Mayor y la calle de Bailén.

El orden de la comitiva fue el siguiente:

  1. Batidores de la escolta real
  2. Coche en el que iban S.M. la reina María Cristina y D. Carlos I
  3. Coche en el que iban la Infanta y la reina Doña Amelia
  4. Escuadrón de la Escolta Real
  5. 6 carruajes en los que viajaban distintos personajes de la nobleza lusa y española

comitiva protocolo

Llegada a Palacio: más saludos, almuerzo privado y desfile

A las 13:15 llegó la comitiva a Palacio. Allí los reyes fueron recibidos por los Ministros, grandes de España, damas de la reina y altos dignatarios de la Corte.

Tras un almuerzo privado en las habitaciones de S.M. la reina María Cristina, los reyes salieron al balcón central de la fachad del Príncipe y presenciaron el desfile de las tropas.

(1) Las tres órdenes que menciona La Ilustración son: Avís, Cristo y Santiago de la Espada.

error: Content is protected !!
Share This