Protocolero: si estás pensando en cambiar de trabajo ¡pon al día tus habilidades blandas!

¿Estás pensando en cambiar de trabajo? ¿quieres hacer lo mismo pero en otra parte? o ¿eres de las que está pensando en “reinventarse”? sea cual sea el motivo ten en cuenta que ahora lo que más se valora son las habilidades blandas, ya no es necesario demostrar los...

El Inauguration Day de 1881: un acto oficial solemne y memorable

Hoy día 20 de enero, a las 10:00 de la mañana en Washington -17:00 horas en Madrid- comienza el acto de toma posesión en cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ayer en Europea Radio analizábamos este acto desde el punto de vista de la...

El movimiento se demuestra marchando y con tres palabras

Uno de los actos militares más vistosos es, sin duda, un desfile, lo leíamos el viernes en este blog descrito por Rubén Darío. La formación ordenada en la que los militares marchan ante una autoridad, otras autoridades y público en general siempre llama nuestra...

Se que el título de esta entrada va a inducir a engaño, ya que aunque voy a hablar del sobretodo, prenda de vestir, también hablaré de la expresión que surge con dos palabras separadas, la preposición “sobre” y el adjetivo “todo“. No hay que confundir una cosa con otra, pero con frecuencia usamos sobretodo cuando queremos decir sobre todo.

Y es que últimamente la palabra “sobretodo” me persigue, la encuentro en todas partes: artículos de periódicos, libros especializados en protocolo, proyectos de fin de Grado y Máster especializados en protocolo, comentarios en facebook, tuits, posts, etc. en los que sobretodo se utiliza erróneamente, porque lo que se quiere decir es sobre todo. ¿Por qué sucede esto? tal vez la culpa sea de los correctores de texto, que no distinguen el error y dan las dos como correctas, tal vez, pero eso no es excusa para una revisión del texto escrito por parte de su autor.

El sobretodo, era una prenda de ropa de abrigo, abierta por delante y con un largo que llegaba hasta media pierna, que le servía a nuestros abuelos para protegerse de las inclemencias atmosféricas: el frío y la lluvia. Dicha prenda se ponía sobre (por encima de) toda la ropa que ya llevaban. Era una especie de gabán o la gabardina de nuestros días. La palabra sigue en nuestro diccionario, pero -como tantas otras palabras bonitas- hemos dejado de usarla para referirnos a esas prendas, utilizando otras -palabras y prendas- “más de moda”. Nada mejor para ilustrar qué era un sobretodo que esta imagen del gobierno provisional de 1868.

gobierno_provisional_1869_j-laurent

La locución sobre todo la utilizamos cuando queremos decir “especialmente”, “principalmente”, “fundamentalmente”, “básicamente”. Se utiliza cuando estamos exponiendo un argumento y queremos señalar la importancia de nuestra justificación.

Así que: utilicemos sobretodos en esta época del año, cuando el frío y la lluvia nos empiezan a incomodar y sorprendamos a nuestros rivales sobre todo con la forma de exponer nuestras ideas.

Imagen El gobierno provisional de 1868, obtenida de: http://e-ducativa.catedu.es/

error: Content is protected !!
Share This