Crónica de sociedad desde Biarritz, verano de 1890

Crónica de sociedad desde Biarriz, verano de 1890 es el título que me he permitido ponerle a la que firma el Abate en el semanario La última Moda de 17 de agosto de 1890. Durante la temporada de verano el semanario incluía este tipo de crónicas con las que, por un...

En el Anaquel nos vamos de crucero

Estamos de vacaciones y en el Anaquel nos vamos de crucero, eso sí, vamos a viajar con la imaginación a mediados del siglo XX . Un crucero era un viaje que no estaba al alcance de todo el mundo y en el que primaban unas estrictas reglas de etiqueta que hoy –con la...

La Ilustración Española y Americana de 30 de septiembre de 1889 publica una noticia relativa a la recepción del Embajador española en la corte de Marruecos. Lo que aquí conocemos como entrega de Cartas Credenciales.

La mencionada recepción se verificó en Tánger -residencia del Cuerpo Diplomático acreditado ante el Sultán de Marruecos- en la plaza de Armas de su Alcazaba, porque el soberano marroquí “no podía recibir en su palacio la visita oficial de embajadores de príncipes cristianos“.

Para dar detalle de la ceremonia de presentación de las Cartas Credenciales La Ilustración incluye una reseña del libro Au Maroc de Pierre Loti, que transcribimos en los siguientes párrafos.

Comitiva del Sultán

Aparece por fin el Emperador, ese último descendiente auténtico de Mahoma (…); su traje de muselina, finísima como una gasa, de inmaculada blancura; su soberbio caballo es también blanco, con grandes frenos y  estribos de oro, silla y arnés de seda de color verde pálido, bordados en  oro (…)”

Los esclavos que sujetan al caballo, el que lleva el quitasol rojo y los que agitan sin cesar el lenzuelo para liberar de las moscas al soberano, son negros hercúleos que sonríen fieramente“.

Todo aquel ceremonial de otras épocas se armoniza exactamente con una música plañidera y encuadra mejor con las inmensas murallas de la alcazaba, coronadas de almenas y saeteras“.

Ceremonia de presentación

El Ministro presenta al Sultán sus credenciales, en un saquito de terciopelo bordado en oro, que recibe en mano uno de los esclavos; después se cambian los discursos de costumbre, primero el Ministro y luego el Sultán, este en voz baja (…) muy distinguida; enseguida se verifican las presentaciones y los saludos, a los que contesta el soberano con una inclinación de cabeza muy cortés y afable“.

Tras ese intercambio de cortesías “todo se acabó“.

La recepción de embajadores en la corte de Marruecos era un acto breve, en el que se exhibía la riqueza del Sultán y se hacía gala de una exquisita cortesía.

Fuente de texto e imágenes:
La Ilustración Española y Americana de 30 de septiembre de 1889 que pueden encontrar en la Hemeroteca Digital.

error: Content is protected !!
Share This