Eventos en verano: una botadura 2 x 1 en presencia de SS. MM.

En el verano de 1881, en las gradas del Arsenal de Ferrol tuvo lugar el evento que se menciona en el título de esta entrada. El acto de botadura de la corbeta Navarra y el cañonero Paz (de ahí lo de dos por uno) que La Ilustración Española y Americana recogió en su...

“¡No sin mi hijo!”, sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (II) [Revisión]

Hace un mes publicaba la primera parte de la revisión de una entrada de noviembre de 2015 en Protocol Bloggers Point sobre los niños y los ajustes que su presencia impone en la vida social de los padres. En esta segunda parte hablaremos de los niños en las ceremonias...

La sombrilla de mano: un complemento de lo más cotilla

Las mujeres de antaño vivían rodeadas de complementos de moda que hablaban. Por un lado estaban los que ella utilizaba para hablar sin palabras y enviar mensajes al receptor adecuado: las joyas, el abanico, el pañuelo, los guantes o las flores y por otro los que...

En enero les hablaba en un post de la visita a la exposición “Teje el cabello una historia” que espero hayan tenido la oportunidad de realizar. Si no lo han hecho tienen hasta el 12 de abril para acercarse al Museo del Romanticismo y pasear por las salas en las que el cabello va contando la historia de aquellos españoles de mediados del XVIII a mediados del XIX.

El post de esta semana tiene relación con esa exposición. La historia se cuenta con palabras y estas cuatro palabras surgieron allí, en la sala dedicada al cabello de los caballeros, porque ellos también se peinaban de acuerdo a la moda y cuidaban mucho su indumentaria y aspecto. Esa dedicación a la imagen personal les granjeó ser tildados con palabras como: lechugino, petimetre, currutaco o pisaverde.

Veamos esas cuatro palabras en los diccionarios históricos (enlace en mayúsculas) y en el actual (enlace en minúsculas).

CURRUTACO (Diccionario de la Academia de 1817)

El que es muy afectado en el uso riguroso de las modas.

currutaco, ca

Muy afectado en el uso de las modas.

LECHUGUINO (Diccionario de la Academia 1843)

Muchacho imberbe que se mete a galantear aparentando ser hombre hecho. Ahora se aplica al que en su traje sigue escrupulosamente la moda.

lechuguino, na

Persona joven que se compone mucho y sigue rigurosamente la moda.

PETIMETRE (Diccionario de Autoridades 1770)

El joven que cuida demasiadamente de su compostúra, y de seguir las modas. Es voz compuesta de palabras Francesas, y introducida sin necessidad. La.t Concinnus juvenis.

petimetre, tra

Persona que se preocupa mucho de su compostura y de seguir las modas.

PISAVERDE. (Diccionario de Autoridades 1770)

El mozuelo presumido de galán, holgazán, y sin empleo ni aplicación, que todo el día se anda passeando. Covarr. dice que es metáphora tomada del que atraviessa en algún jardín por los quadros, que por no pisar las labores vá andando de puntillas, como hace regularmente el pisaverde. Latín. Nimis concinnus juvenis, vel cultus, vagusque. PONC. Quar. tom. 2. Serm. 10. §. 5. Si van quatro mozas al Jubileo, otros tantos pisaverdes las están esperando. CERV. Nov. 4. pl. 156. Tenia abrasados y encendidos los deseos, no solo de los pisaverdes del barrio, sino de todos aquellos que una vez la huviessen visto.

pisaverde

Hombre presumido … , que no conoce más ocupación que la de acicalarse, perfumarse y andar vagando todo el día en busca de galanteos.

Palabras en desuso estas cuatro que compartimos hoy, que nos llevan a épocas en las que el cuidado personal no estaba muy bien visto.

Fuente de la imagen destacada (seguir link): “Un lechuguino” h. 1845 Anónimo

error: Content is protected !!
Share This