Eventos en verano: una botadura 2 x 1 en presencia de SS. MM.

En el verano de 1881, en las gradas del Arsenal de Ferrol tuvo lugar el evento que se menciona en el título de esta entrada. El acto de botadura de la corbeta Navarra y el cañonero Paz (de ahí lo de dos por uno) que La Ilustración Española y Americana recogió en su...

“¡No sin mi hijo!”, sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (II) [Revisión]

Hace un mes publicaba la primera parte de la revisión de una entrada de noviembre de 2015 en Protocol Bloggers Point sobre los niños y los ajustes que su presencia impone en la vida social de los padres. En esta segunda parte hablaremos de los niños en las ceremonias...

La sombrilla de mano: un complemento de lo más cotilla

Las mujeres de antaño vivían rodeadas de complementos de moda que hablaban. Por un lado estaban los que ella utilizaba para hablar sin palabras y enviar mensajes al receptor adecuado: las joyas, el abanico, el pañuelo, los guantes o las flores y por otro los que...

La etiqueta de la boda, de una boda de gente pudiente, no podía faltar en el refranero en la víspera de la boda del año. Dice nuestro refrán de hoy que “A día de bodorrio, ponte el completorio” y el invitado puede interpretar dos cosas: que a la ceremonia de la boda tiene que ir luciendo sus mejores galas, o que deje todo hecho con antelación para no tener que hacer nada más que asistir a la ceremonia al día siguiente.

Podemos buscar su aplicación con ambos significados. Teniendo en cuenta el  primer significado vemos que la expresión alude a la etiqueta y a la mejor que se tiene para acudir a una ceremonia muy especial, como la que se celebrará manaña: la boda del año para la realeza europea. Sin duda mañana veremos que los invitados a la Royal Wedding  lucirán sus mejores galas y de ellas, los que se hablará largo y tendido durante semanas. Este será el significado que más se relacione con el protocolo, ya que habla de ceremonia y de la etiqueta para acudir a la misma.

Teniendo en cuenta el segundo significado, a buen seguro que los invitados a la boda real aprovecharán estos días para dejar todas sus tareas hechas y tener tiempo suficiente para concentrarse en la boda y en todo lo que la rodea.

Felicidades a los novios y agradecimiento por los buenos momentos protocoleros que sin duda nos van a dejar tanto de la boda como de la etiqueta que se lucirá en la misma.

 

 

 

error: Content is protected !!
Share This