Los discursos e intervenciones de los políticos ya no son lo que eran. De un tiempo a esta parte los discursos están tan llenos de palabras como vacíos de contenido. Puedo prometer y prometo que intento seguirlos, pero me pierdo, y no es que hablen en otro idioma, es que el que utilizan está tan hueco que a los dos minutos me pregunto ¿de qué está hablando? En el momento en el que me hago esa pregunta es cuando el orador me ha perdido para siempre. Tal vez a él no le importe, pero a mí me decepciona.

Como soy un poco viejuna he vivido una época en la que los políticos tenían algo que decir y lo sabían transmitir muy bien. Daba igual el signo político; sabían hablar, articular un discurso y mantener la atención de quienes los escuchábamos.

Estos días, ordenando viejos papeles, encontré una tabla con indicaciones para hacer “discursos huecos” que me debieron pasar en alguna clase a la que asistí a finales del siglo pasado. Le echo un vistazo y veo al político de turno pergeñando su intervención. “No importa que no tenga ni idea del tema, uso estas frases ampulosas y les dejo epatados” o “Para qué les voy a mentir, mejor les cuento una milonga, y listo” (imagino que eso es lo que piensan cuando se ponen delante de un cuadrito como el que yo voy a manejar para escribir los siguientes párrafos).

Por si alguien duda, les pondré un ejemplo. El que no quiera que no siga leyendo, total no voy a decir absolutamente nada.

Opinión sobre el futuro del sector eventos

En eventos, el afán de organización, y sobre todo, el refuerzo y el desarrollo de las estructuras, ofrece un ensayo interesante de verificación de las formas de acción. Incluso podríamos proponer un nuevo lanzamiento específico de todos los sectores implicados en la organización de eventos, para facilitar la creatividad de las formas de acción obteniendo unas sinergias muy interesantes.

Hemos de tener en cuenta que, a nivel europeo, todos los datos apuntan a que un nuevo empuje dinamizante y enriquecedor del sector y su ámbito de referencia, sustentará las más firmes y sólidas bases para la mejora de las nuevas proposiciones planteadas. Hace unos días veía la luz un nuevo estudio multisectorial y multicultural, en el que se propone el establecimiento de un más adecuado punto de partida ante la  coyuntura social actual.

Además podemos constatar que todos los datos apuntan a que el constante incremento de los múltiples parámetros a evaluar, creará las más firmes y sólidas bases para la mejora de los principales puntos fuertes propuestos por el sector desde el principio.

Como un elemento definitivo, hemos de añadir que, la superación de experiencias negativas por el sector, deriva en una incidencia superadora del modelo de desarrollo futuro.

201 palabras he utilizado para no decir absolutamente nada. Así me siento cuando escucho a nuestra clase política: discursos vacíos, palabras huecas, incomprensibles, un lenguaje ampuloso que llena folios pero no dice nada. Unos oyentes en desconexión permanente y unos políticos que se quejan de desapego y desafección. Como dice una amiga mía «para hacérselo mirar«.

Fuente de la imagen: Pixabay (elaboración propia del contenido de la viñeta)

Share This