Más que acta de inauguración, programa de un acto

Más que acta de inauguración estamos ante el programa completo de un acto. Eso es lo que he pensado al leer en La Ilustración Española y Americana de 22 de abril de 1878 el acta de la inauguración del Hospital Español en Buenos Aires. Y si no, juzguen por ustedes...

La etiqueta masculina necesita de un buen sastre

La etiqueta masculina necesita de un buen sastre, en eso seguro que están de acuerdo conmigo. No es lo mismo que te hagan un traje a medida que ir a la tienda y coger uno digamos de la talla 50, que es aproximadamente la que usted -caballero- viste y pretender que le...

Cortesía y honores del gastrónomo que encontramos en el anaquel

El gastrónomo, esa persona experta en el arte del buen comer, pone en práctica en la mesa una serie de cortesías y honores que harán la delicia de sus invitados, casi tanto como la comida que va a compartir. Y su buen hacer será observado y copiado porque "en la mesa...
MENUMENU

Las visitas, una clave de la vida en sociedad y, por tanto, de la urbanidad de antaño o del protocolo social actual. El refranero ve segundas intenciones en las visitas frecuentes y largas. Las visitas de cortesía se hacían de vez en cuando, eran recíprocas y  fundamentales en la vida social de otras épocas. ¿Por qué el refranero previene contra ellas? la explicación tal vez esté en el “peloteo” que pueden esconder esas visitas: buscar un favor, obtener algún beneficio, etc. requieren “trabajarse” la confianza de aquel de quien lo vamos a requerir, y para estos menesteres se requiere emplear tiempo.

Para el refranero las visitas deben ser como “la visita del médico”, rápidas, un intercambio de cortesías para cumplir una función social.

error: Content is protected !!
Share This