Organizar una boda es fácil si se trabaja en equipo #todoestáenloslibros

Organizar una boda es fácil si se tiene detrás un gran equipo. Así nos cuenta Fernán Caballero la boda de  "La Pulga y el Coco" en "Vulgaridad y Nobleza" (1902): y sigue el relato: pero no hay final feliz, por lo menos para el padrino: Todo está en los libros, solo...

Leyendo un uniforme de Húsar de Pavía

"Alfonso XIII" retratado por Román Navarro García de Vinuesa en 1912 y que pueden contemplar en el Museo del Prado, cuadro que he elegido como imagen destacada del post, llamó mi atención, aparte de porque hay varios aparentemente iguales, por el uniforme que luce el...

Y en Madrid, Romería de San Isidro

La semana pasada estábamos de feria en Sevilla y esta de romería en Madrid, celebrando a su Santo Patrón, San Isidro. Para ilustrar el post, un cuadro de Goya y para darle contenido unos párrafos del capítulo que a la citada romería dedica Ricardo Sepúlveda en su...
MENUMENU

Al valorar la herencia recibida solo pensamos en el valor económico de lo que recibimos: todos los bienes, derechos y obligaciones que eran posesiones de quien ha fallecido y que nos llegan tras su muerte. De esto parece tratar el refrán de esta semana, de gastar solo nuestras ganancias económicas y pasarle a los hijos la herencia recibida -imaginamos que incrementada con aquello que no hayamos gastado- de modo y manera que con el paso de las generaciones, se vaya acumulando una gran fortuna.

Pero también se heredan emociones, miedos, creencias, costumbres, modales, etc. Algo intangible pero que forma parte de su personalidad.  En nuestras manos está no malgastar esa “herencia” inmaterial recibida, educando a nuestros hijos en buenos modales y buenas costumbres para que ellos, a su vez, la pasen a las generaciones venideras.

A veces el refranero nos lleva a ir un paso más allá, a reflexionar sobre estos dichos populares y aplicarlo otras situaciones, no a la que estrictamente relata el aforismo.

error: Content is protected !!
Share This