Ninís del siglo XIV

Ninís, ese término "políticamente correcto"  que utilizamos para referirnos a quienes ni estudian ni trabajan -pero viven mejor que quien estudia y trabaja- en lugar de llamarles directamente "vagos" o "vagas", no es algo reciente. Lo único reciente es el término,...

Ropa de abrigo, que hace frío. Palabras CVIII

¡Ropa de abrigo, que hace frío! una recomendación para quienes tienen previsto salir a cenar estos días. Estamos en Invierno y el frío en la calle nos va a dejar helados. Para combatirlo, nada mejor que abrigarse. ¿Qué nos ponemos?. Las palabras que describen la...

Año nuevo, vida nueva

"Año nuevo, vida nueva", una expresión que oímos cada fin de año ¿qué significa realmente? ¿se acaba una página de nuestra vida y abrimos otra completamente en blanco?... Va a ser que no. Lo que ocurre es que ante nosotros se abre un nuevo año que imaginamos lleno de...
MENUMENU

Al valorar la herencia recibida solo pensamos en el valor económico de lo que recibimos: todos los bienes, derechos y obligaciones que eran posesiones de quien ha fallecido y que nos llegan tras su muerte. De esto parece tratar el refrán de esta semana, de gastar solo nuestras ganancias económicas y pasarle a los hijos la herencia recibida -imaginamos que incrementada con aquello que no hayamos gastado- de modo y manera que con el paso de las generaciones, se vaya acumulando una gran fortuna.

Pero también se heredan emociones, miedos, creencias, costumbres, modales, etc. Algo intangible pero que forma parte de su personalidad.  En nuestras manos está no malgastar esa “herencia” inmaterial recibida, educando a nuestros hijos en buenos modales y buenas costumbres para que ellos, a su vez, la pasen a las generaciones venideras.

A veces el refranero nos lleva a ir un paso más allá, a reflexionar sobre estos dichos populares y aplicarlo otras situaciones, no a la que estrictamente relata el aforismo.

error: Content is protected !!
Share This