Enseñar a un hijo a ganarse la vida en el #Refraneroprotocolero

Enseñar a un hijo a ganarse la vida, educarle para que comprenda que lo que se tiene cuesta esfuerzo conseguirlo y que es necesario trabajar, tener un oficio o desarrollar una profesión para obtener el sustento, no es fácil en el mundo actual. En el transcurso de la...

La apariencia no engaña al #Refraneroprotocolero

La apariencia, pretender ser lo que no se es, para obtener lo que de otra manera no se podría conseguir, no pasa inadvertida al refranero, que, basado en el conocimiento y observación popular, detecta al falso de forma inmediata y le dedica muchos refranes similares:...

Comportamiento del heredero en el #Refraneroprotocolero

El comportamiento del heredero  ya sea este quien esperando la herencia no ha hecho precisamente méritos para recibirla (el hijo que desatiende a sus padres, por ejemplo) o quien no esperándola  la recibe por ser el único pariente con derecho a ello (aunque no...

Vacaciones como las de antaño

Unas vacaciones como las de antaño, en las que se cerraba una casa y se abría otra en San Sebastián, Santander, Gijón o A Coruña. Eran unas vacaciones que requerían tiempo para preparar los baúles con la ropa de temporada, ventilar la casa que se abría, retirar...

Pretender sin méritos en el #Refraneroprotocolero

Pretender -querer ser, aspirar a- obtener una buena posición sin haber hecho méritos para ello, es la interpretación que hacemos de este refrán; "hasta los gatos quieren zapatos". Los "gatos" del refrán reflejan a aquellos que quieren una posición que no les...
MENUMENU

La apariencia, pretender ser lo que no se es, para obtener lo que de otra manera no se podría conseguir, no pasa inadvertida al refranero, que, basado en el conocimiento y observación popular, detecta al falso de forma inmediata y le dedica muchos refranes similares: “el hábito no hace al fraile”, “aunque la mona se vista de seda …”.  A nuestro refranero no le engañan las apariencias.

Aparentar, intentar producir la ilusión momentánea de lo que no se es, es una forma poco honesta de relacionarnos en la vida social. Es una manera de intentar destacar por lo superficial, de sentirse importante y respetado por las posesiones materiales pero sin el respaldo que da una buena educación, por ejemplo (recordemos que el refranero habla a menudo en sentido figurado). Hay que intentar ser genuino, aún a riesgo de no gustar, antes que tratar de disfrazarse aparentando lo que no se es, como el caballo del refrán, a quien el freno dorado no le eleva a ser un caballo mejor.

 

 

 

error: Content is protected !!
Share This