1889: Recepción de Embajadores en la Corte de Marruecos

La Ilustración Española y Americana de 30 de septiembre de 1889 publica una noticia relativa a la recepción del Embajador española en la corte de Marruecos. Lo que aquí conocemos como entrega de Cartas Credenciales. La mencionada recepción se verificó en Tánger...

Apuntes de ceremonial y protocolo en el Congreso de los Diputados [Revisión]

La entrada "Apuntes de ceremonial y protocolo en el Congreso de los Diputados"  se publicó el 3 de diciembre de 2015 en el blog Protocol Bloggers Point. Es un post del que soy autora y que tiene bastante éxito en ese blog, ya que todos los años figura en algún #TOP3 y...

Vestimos de gala con levita y librea, la etiqueta lo requiere

Vestimos de gala cuando la etiqueta en la invitación que hemos recibido así lo solicita. Levita y librea son dos de esas piezas para vestir de gala que mencionábamos en el post de la semana pasada, motivo más que suficiente para que la sección Palabras, palabras, se...
MENUMENU

Enseñar a un hijo a ganarse la vida, educarle para que comprenda que lo que se tiene cuesta esfuerzo conseguirlo y que es necesario trabajar, tener un oficio o desarrollar una profesión para obtener el sustento, no es fácil en el mundo actual. En el transcurso de la vida nadie va a regalar nada, el esfuerzo y el trabajo son los que conseguirán lo que se va a tener, contarle esto a un niño, bombardeado por la publicidad según la cual las cosas se consiguen fácilmente, no es una tarea sencilla.

El refranero ve en tener un oficio -que hoy ampliamos a desarrollar una profesión o tener un trabajo- una garantía para el futuro. Desempeñar un trabajo requiere una enseñanza previa a los hijos, a los que no  conviene educar en la creencia de que todo lo que tienen les viene dado por ser quienes son y que sin esfuerzo pueden conseguir todo lo que se propongan.

¿Qué deberíamos hacer para enseñar a los hijos el valor del trabajo y esfuerzo?

  • Ser un ejemplo para  ellos.
  • Inculcarles que el trabajo y el esfuerzo son siempre positivos y necesarios para obtener lo que se quiere.
  • Exigir esfuerzo y saber recompensarlo.
  • No frustrarse ante el fracaso.
  • Inculcarles el afán de superación.

Estas indicaciones no son la panacea, pero ayudan en la tarea de enseñar a los hijos que no pueden dar nada por hecho, que nada se logra sin esfuerzo ni trabajo constante.

 

error: Content is protected !!
Share This