Salones, sociabilidad y cortesía en el Madrid Romántico

La semana pasada asistí a las Jornadas IULCE - Museo del Romanticismo que llevaban por título "De la sociedad de corte a la sociabilidad burguesa", y en las que, de la mano de sus once ponentes nos adentramos en los espacios de sociabilidad del Madrid Romántico. De...

Agua y jabón diarios, en El Anaquel

"Agua y jabón diarios, aunque no se necesiten" es una frase que pronunciaría Juan de Sevilla -el alter ego de Juan de Dios Orozco- si dejase su Sevilla natal y viajase en transporte público a primera hora de la mañana en este Madrid de mis amores. Además lo haría en...

Palacios, casamenteras y coplas

¿Palacios, casamenteras y coplas? ¿pero eso tiene que ver algo con protocolo? ¿de qué nos va a hablar esta mujer hoy?. Imagino su intriga ante este título, pero sigan leyendo que seguro que al final todo tiene relación. La semana pasada tuve el privilegio de asistir a...
MENUMENU

Agradecer, una constante en el protocolo social y junto a ella, saludar y pedir las cosas por favor. El agradecimiento -y hacerlo con sinceridad- es sin duda el detalle más valorado por quienes nos rodean. Saber que valoramos su trabajo o su ayuda es importante para ellos y debe ser una obligación por nuestra parte el reconocerlo.

Se agradecen también la invitación y el regalo. Un anfitrión agradecerá el hecho de que reconozcamos el detalle que ha tenido con nosotros invitándonos a su fiesta y quien nos envía un regalo hará lo propio si le agradecemos su obsequio. En estos dos casos conviene enviar una nota de agradecimiento, en la que detallemos algo que nos haya gustado especialmente del evento al que hemos asistido o el uso que le vamos a dar al regalo que nos han hecho. Ese tipo de notas les aseguro que no van a la papelera, quedan archivadas en la memoria de quien las recibe y son nuestra carta de presentación (o como dirían algunos: pasarán a formar parte de nuestra marca personal).

 

 

error: Content is protected !!
Share This