Una madrugá sevillana de 1882

En la madrugá sevillana de 1882  desfiló la Cofradía de San Antonio Abad, llamada del Silencio, denominada así “en razón a que  para el buen orden de la cofradía, no se usaban otras voces que las de cuatro roncas trompetas”. Esta cofradía, que llevaba...

Torrijas para un rey, receta de su cocinero mayor

¿Se imagina a un rey comiendo torrijas? pues si la receta nos la da quien fuera jefe de cocina de palacio durante 34 años, sirviendo a todos los Felipes (desde el II hasta el IV) alguna seguro que llegó a la mesa real. Además, con lo religiosos que eran los Austrias,...

Chincha rabiña que mi madrina es Sisí (y la tuya no).

"Chincha rabiña que mi madrina es Sisí y la tuya no" sería una frase infantil que imagino en boca de la Infanta María Teresa (hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo) soltándosela a su hermana María de las Mercedes o a sus amiguitas, cuando se enfadaba. Y...
MENUMENU

Agradecer, una constante en el protocolo social y junto a ella, saludar y pedir las cosas por favor. El agradecimiento -y hacerlo con sinceridad- es sin duda el detalle más valorado por quienes nos rodean. Saber que valoramos su trabajo o su ayuda es importante para ellos y debe ser una obligación por nuestra parte el reconocerlo.

Se agradecen también la invitación y el regalo. Un anfitrión agradecerá el hecho de que reconozcamos el detalle que ha tenido con nosotros invitándonos a su fiesta y quien nos envía un regalo hará lo propio si le agradecemos su obsequio. En estos dos casos conviene enviar una nota de agradecimiento, en la que detallemos algo que nos haya gustado especialmente del evento al que hemos asistido o el uso que le vamos a dar al regalo que nos han hecho. Ese tipo de notas les aseguro que no van a la papelera, quedan archivadas en la memoria de quien las recibe y son nuestra carta de presentación (o como dirían algunos: pasarán a formar parte de nuestra marca personal).

 

 

error: Content is protected !!
Share This