Eventos en verano: una botadura 2 x 1 en presencia de SS. MM.

En el verano de 1881, en las gradas del Arsenal de Ferrol tuvo lugar el evento que se menciona en el título de esta entrada. El acto de botadura de la corbeta Navarra y el cañonero Paz (de ahí lo de dos por uno) que La Ilustración Española y Americana recogió en su...

“¡No sin mi hijo!”, sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (II) [Revisión]

Hace un mes publicaba la primera parte de la revisión de una entrada de noviembre de 2015 en Protocol Bloggers Point sobre los niños y los ajustes que su presencia impone en la vida social de los padres. En esta segunda parte hablaremos de los niños en las ceremonias...

La sombrilla de mano: un complemento de lo más cotilla

Las mujeres de antaño vivían rodeadas de complementos de moda que hablaban. Por un lado estaban los que ella utilizaba para hablar sin palabras y enviar mensajes al receptor adecuado: las joyas, el abanico, el pañuelo, los guantes o las flores y por otro los que...

Verano extraño el que nos tocará este año, aunque no nos podamos mover de casa o de nuestro entorno habitual, el calor hace pensar a los veraneantes en playas, arena, olas rizadas, largos paseos por senderos, altas montañas o simplemente pasar la tarde a la sombra (mano sobre mano, que diría mi abuela).

El 1 de julio de 1925 el número 7 de la Revista de Viajes abría la publicación con estos párrafos que les transcribo:

Ha llegado la época tan deseada de las vacaciones que empezarán los últimos días de junio para terminar a finales de septiembre, como un paréntesis que se abre en el cotidiano vivir, lo mismo para el modesto empleado que para el laborioso burgués o para el linajudo aristócrata, que, como un remanso de paz para sus espíritus, buscan la tranquilidad tan necesaria para sus cuerpos, para luego reintegrarse con más bríos el empleado a su oficina, el burgués a su negocio y el aristócrata a sus finanzas o al noble servicio de las armas o las leras. Madrid, como otros grandes centros de actividad, se despuebla en esta época, yendo el éxodo hacia la montaña o hacia el mar.

Unos buscarán solaz a su espíritu en la montaña o en las playas modestas; otros, en las cosmopolitas playas de San Sebastián y Santander; otros en los granes centros internacionales de Deauville, Trouville, Ostende, Warnemünde, y los más afortunados hallarán en las montañas suizas el necesario descanso y solaz para su espíritu”.

Los veraneantes de 1925 buscaban lo que buscamos los veraneantes de 2020 casi un siglo más tarde: salir de lo cotidiano, descansar y recargar pilas para volver al trabajo. ¡Feliz verano y feliz descanso! ya sea en la playa, la montaña o en casa.

Fuente del texto: Revista de Viajes que podemos encontrar en la Hemeroteca Digital

Fuente de la imagen destacada: Biarritz (Paris) 1927, a nuestra disposición en la Biblioteca Digital Hispánica.

error: Content is protected !!
Share This