¡Dios salve a la reina! Una frase que es en sí un símbolo ya que hace referencia al himno nacional del Reino Unido, el himno real de la familia real británica, y el  himno real oficial y/o no oficial en otros países en los que la reina es jefe de Estado. Que levante la mano quien no lo conozca.

Hace unas semanas con motivo del cumpleaños de Isabel II en El Kiosko del Protocolo de  Europea Radio hablamos de la reina: los orígenes de la dinastía, la ceremonia con la que tradicionalmente se ha celebrado su cumpleaños –Trooping The Colour– y también hicimos referencia a la regalía.

Los objetos y vestimenta que componen la iura regalia de la monarquía británica están presentes en la coronación de sus reyes y en algunas ceremonias de gran relevancia (p. e. la apertura del Parlamento). Son objetos e indumentaria que simbolizan el poder real y las facultades del ejercicio de ese poder.

En esta entrada vamos a hablar de alguno de esos símbolos de Su Graciosa Majestad, aquellos que aparecen en la icónica fotografía de la reina que hizo Cecil Beaton en 1953 y también en la  que le hizo Annie Liebovitz en 2007. En ambos retratos se fotografía al símbolo de la majestad por excelencia ya que, si hay una monarquía universal, esa es –sin duda- la británica. Sus carrozas, joyas, mantos, coronas, etc. los conocemos más que los propios, e Isabel II es la representación más fiel de una palabra: majestuosidad.

La regalía de la monarquía británica está compuesta de joyas de gran valor económico y artístico a las que, su utilización ceremonial a lo largo de la historia, ha dotado de ese valor simbólico. Forman parte de los bienes de la corona, lo mismo que los palacios u otros objetos y son la forma visual de reconocer la legitimidad de quien las porta.

Corona de San Eduardo

Solo se usa en la ceremonia de la coronación. Es la más importante de todas las coronas de la monarquía británica y data de 1661, de la Coronación de Carlos II. Oro macizo y joyas semipreciosas con un peso aproximado de 2.500 gr. (con razón la reina dijo en 2018 en el documental The Coronation, de la BBC, que la corona pesaba tanto que podía romperle el cuello).

El Cetro del Soberano (The Sovereign’s Sceptre)

Cetro rematado en cruz que incorpora el diamante Gran Estrella de África (530,2 carats., el segundo más grande del mundo). Lo lleva el monarca en la mano derecha durante la última parte de la ceremonia de la coronación. Su significado medieval hacía referencia al poder del rey para sofocar las revueltas y controlar su reino. También porta una vara –rod– que hace referencia a la labor del rey como pastor de su reino.

El Cetro de la Paloma (The Sovereign’s Sceptre with Dove)

Cetro rematado con una paloma con las alas abiertas (símbolo del Espíritu Santo). Este cetro lo sujeta en la mano izquierda en el momento de recibir la corona.

El Orbe del Soberano (The Sovereign’s Orb)

De oro, rematado con una cruz y adornado con piedras preciosas, este orbe simboliza la cristiandad y lo sujeta el monarca con la mano derecha en una parte de la ceremonia, antes de situarlo en el altar. Cuando sale de la Abadía lleva en la mano derecha el cetro y en la izquierda el orbe.

La Espada de la Ofrenda (The Sword of Offering)

Es la única que se utiliza en la ceremonia de la coronación (aunque hay otras 4 espadas presentes en la ceremonia: la de Estado, la de la Justicia Temporal, la de la Justicia Espiritual y la de la Misericordia). Se le presenta al monarca junto a brazaletes y espuelas ceremoniales que hacer referencia a la naturaleza caballeresca de la monarquía. Si la ceremonia es para coronar a un rey la espada se le sujeta a la cintura antes de ser ofrecida ante el altar. La espada simboliza el poder del rey protegiendo el bien y castigando el mal.

 Toga del Imperio (Imperial Robe) y Capa de Armiño

El futuro rey entra en la Abadía de Westminster para su coronación vistiendo la toga de Estado y cuando sale de la Abadía la que luce es la Toga del Imperio. Son similares pero la más espléndida es la del Imperio. De terciopelo carmesí forrada de armiño con una larga capa (6 metros y medio) de lo mismo, todo el borde exterior de terciopelo está adornado con espigas de trigo bordadas en oro, el anagrama del monarca y la corona.

Aunque en las fotografías solo vemos corona, cetro, orbe, toga y manto, he incluido el cetro de la paloma y la espada, parte de la regalía y también protagonistas en la ceremonia de coronación. La mayoría de las monarquías tienen estas piezas u otras similares, son los símbolos tradicionales del poder que, en perspectiva histórica, hablan de privilegios, prerrogativas y derechos propios del poder soberano.

Fuentes del texto:

Coronation Robes en www.historic-uk.com

The Crown Jewels en www.hrp.org.uk

Los Símbolos del poder, Demetrio E. Brisset Marín. Gazeta de Antropología (2012)

Fuente de las Imágenes. Montaje propio con fotografías de:

El Confidencial 20/08/2014 (Fotografía de Cecil Beaton)

El Financiero (Fotografía de Annie Leibovitz)

error: Content is protected !!
Share This