Una madrugá sevillana de 1882

En la madrugá sevillana de 1882  desfiló la Cofradía de San Antonio Abad, llamada del Silencio, denominada así “en razón a que  para el buen orden de la cofradía, no se usaban otras voces que las de cuatro roncas trompetas”. Esta cofradía, que llevaba...

Torrijas para un rey, receta de su cocinero mayor

¿Se imagina a un rey comiendo torrijas? pues si la receta nos la da quien fuera jefe de cocina de palacio durante 34 años, sirviendo a todos los Felipes (desde el II hasta el IV) alguna seguro que llegó a la mesa real. Además, con lo religiosos que eran los Austrias,...

Chincha rabiña que mi madrina es Sisí (y la tuya no).

"Chincha rabiña que mi madrina es Sisí y la tuya no" sería una frase infantil que imagino en boca de la Infanta María Teresa (hija de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo) soltándosela a su hermana María de las Mercedes o a sus amiguitas, cuando se enfadaba. Y...
MENUMENU

Hay invitados que son un incordio, el refranero lo sabe bien y los compara con los albañiles, no porque los albañiles sean un incordio en sí mismos, sino porque tener obras en casa, es una lata (y un gasto de dinero al que no se ve fin, porque nunca terminan en el plazo que nos han indicado).

No se refiere aquí el refranero a cualquier invitado, se refiere por un lado a aquellos a los que damos alojamiento en nuestra casa -como los albañiles- y además nos cuestan dinero (huéspedes). Se puede invitar a alguien a pasar unos días en casa y la estancia se alarga más de lo debido, porque los invitados están cómodos, lo que puede producir cierta inquietud en quien les ha abierto las puertas de su casa. Y por otro a los invitados a un evento, porque quien invita a algo lo hace con la mejor de las intenciones y no para que le critiquen o hablen mal de él (cosa que suelen hacer muchos invitados, criticando todo, incluso al anfitrión). Son invitados no deseados.

Esos invitados incordio son los que aparecen reflejados en este refrán, aquellos que cuando se van de casa o del evento nos producen el mismo alivio que dejan los albañiles al entregar la obra, esa sensación de que nuestra casa es solo nuestra y ya está libre de personas extrañas, suciedad y polvo.

error: Content is protected !!
Share This