Salones, sociabilidad y cortesía en el Madrid Romántico

La semana pasada asistí a las Jornadas IULCE - Museo del Romanticismo que llevaban por título "De la sociedad de corte a la sociabilidad burguesa", y en las que, de la mano de sus once ponentes nos adentramos en los espacios de sociabilidad del Madrid Romántico. De...

Agua y jabón diarios, en El Anaquel

"Agua y jabón diarios, aunque no se necesiten" es una frase que pronunciaría Juan de Sevilla -el alter ego de Juan de Dios Orozco- si dejase su Sevilla natal y viajase en transporte público a primera hora de la mañana en este Madrid de mis amores. Además lo haría en...

Palacios, casamenteras y coplas

¿Palacios, casamenteras y coplas? ¿pero eso tiene que ver algo con protocolo? ¿de qué nos va a hablar esta mujer hoy?. Imagino su intriga ante este título, pero sigan leyendo que seguro que al final todo tiene relación. La semana pasada tuve el privilegio de asistir a...
MENUMENU

Hay invitados que son un incordio, el refranero lo sabe bien y los compara con los albañiles, no porque los albañiles sean un incordio en sí mismos, sino porque tener obras en casa, es una lata (y un gasto de dinero al que no se ve fin, porque nunca terminan en el plazo que nos han indicado).

No se refiere aquí el refranero a cualquier invitado, se refiere por un lado a aquellos a los que damos alojamiento en nuestra casa -como los albañiles- y además nos cuestan dinero (huéspedes). Se puede invitar a alguien a pasar unos días en casa y la estancia se alarga más de lo debido, porque los invitados están cómodos, lo que puede producir cierta inquietud en quien les ha abierto las puertas de su casa. Y por otro a los invitados a un evento, porque quien invita a algo lo hace con la mejor de las intenciones y no para que le critiquen o hablen mal de él (cosa que suelen hacer muchos invitados, criticando todo, incluso al anfitrión). Son invitados no deseados.

Esos invitados incordio son los que aparecen reflejados en este refrán, aquellos que cuando se van de casa o del evento nos producen el mismo alivio que dejan los albañiles al entregar la obra, esa sensación de que nuestra casa es solo nuestra y ya está libre de personas extrañas, suciedad y polvo.

error: Content is protected !!
Share This