Fiestas veraniegas de etiqueta en el Anaquel

Verano, fiestas y etiqueta requerida. A menudo relajamos la etiqueta en verano, pero siempre hay que estar a las instrucciones que nos de el anfitrión. En el anaquel encontramos el libro "Etiqueta y Urbanidad" (1960) de Karlheinz Graudenz y Erica Pappritz que nos dice...

Please, give me your full attention! [Revisión]

El post titulado Please, give me your full attention! fue publicado en Protocol Bloggers Point el 7 de agosto de 2014. Hoy, cinco años más tarde, llega el momento de revisarlo. Hablábamos en 2014 de una forma de actuar, que se estaba convirtiendo en costumbre y de...

Alfonso XIII” retratado por Román Navarro García de Vinuesa en 1912 y que pueden contemplar en el Museo del Prado, cuadro que he elegido como imagen destacada del post, llamó mi atención, aparte de porque hay varios aparentemente iguales, por el uniforme que luce el rey, que es el  gala de Húsar de Pavía. Investigando sobre cómo se hacía un uniforme de esas características llegué a un tratado de sastrería de 1916 (casi coetáneo al cuadro) escrito por José Guitart Besangé, con un título un poco largo: “Ars sarcinato: tratado enciclopédico de sastrería para trajes de caballero, señora, niños, talares y uniformes para el ejército y armada” y un contenido muy interesante.

¿Se puede leer un uniforme?

Por supuesto. Se puede no solo leer la descripción del uniforme sobre el papel, sino también sobre el lienzo. Es como leer  la descripción de un escudo heráldico. Al leer el texto al tiempo que se observa el cuadro sabemos exactamente a qué pieza se refiere el sastre. De la simple lectura del texto sin la referencia gráfica del cuadro reconozco que hubiera sido complicado imaginarlo (al menos para mí), pero teniendo las dos cosas ha sido sencillo, como en heráldica (aunque la sastrería, como la heráldica, tiene su propia jerga y las piezas del uniforme su propia denominación, que no es muy corriente, por cierto).

Que se trataba de un uniforme de gala lo deducimos a simple vista, nadie va al campo de batalla vestido así (salvo los soldados de Napoleón). Y si es de gala estamos hablando de etiqueta y por ende de protocolo, además es histórico, por lo que hablar de él en este blog es de lo más oportuno. Además al ver el despiece del uniforme hablamos de dormán o dolmán, lo que significa gala.

Los uniformes militares cuentan muchas cosas: la historia del Regimiento, las batallas en las que ha luchado, la graduación de quien lo porta, la época del uniforme, etc. aquí vamos a ir a lo más básico, al cómo se hace, porque de eso también hablan las prendas que vestimos. Los uniformes al estar compuestos de varias piezas se visten en un orden determinado y llevan una serie de accesorios que necesariamente hay que portar también porque forman parte del mismo. No voy a hablar aquí de las condecoraciones que luce el rey, eso, será objeto de otro post.

Despiezando el uniforme

Esto es lo que leí en el tratado de sastrería y que transcribo literal, la única licencia que me he tomado ha sido distribuirlo en párrafos, porque el sastre escribió todo en uno, lo cual complicaba bastante su lectura. Les invito a leerlo e identificar las piezas en el cuadro.

Dormán (Dolmán)

“De paño encarnado, cuello y bocamangas azules, botones con las iniciales del Regimiento. La cordonadura de oro, de 5 milímetros, colocados en forma de peto y cuyos extremos de los costados terminan en lazo de 3 ojos redondos iguales, en cuyo centro va cosido y sujeto el botón. Los ojales correspondientes a los altos extremos del cordón caen sobre el espacio del cruce del delantero izquierdo; los cordones del delantero derecho mueren  al pie de los botones fijos en el espacio del cruce (de manera que si bien es verdad que abrochamos con el delantero izquierdo, el derecho se mete debajo de las presillas, pero encima del delantero).

Dicha prenda se adornará todo el rededor siguiendo el cuello, incluso la parte del pegado del mismo, con trencilla de oro de 12 milímetros de ancho (trencilla que también cubrirá las costuras de la espalda y formará un lazo entre los dos botones del talle).

El largo de la prenda será de 10 a 11 centímetros por debajo del talle. Desde el talle abajo lleva narices; en la parte alta de dichas narices va colocado el botón y empieza el lazo que adorna la espalda, y su altura total es de 15 centímetros. A 1/3 de esta distancia, 5 centímetros,  empieza a formarse el ojo, que tendrá un ancho total de 6 centímetros, medido entre los bordes interiores de la trencilla. Con la misma trencilla, y a 5 centímetros del bajo, figuraremos un bolsillo curvo y sesgado de 10 centímetros de largo y 3 de ancho, medido por los bordes exteriores de la cinta.

Las bocamangas serán angulares, de 9 centímetros de alto en su parte central y 5 en las laterales, con un ribete de soutache de oro de 2 milímetros, por encima un vio muy fino de paño del mismo color del dormán y luego el escusón con la misma trencilla que guarnece la prenda.

Las estrellas irán colocadas en forma reglamentaria para todo el Arma; hombrera de dos cordones de oro y un botón”.

Pelliza

“De paño azul y forma similar a la del dormán, pero de mayores dimensiones, para que pueda ponerse por encima de este. Llevará 4 hileras de botones cada una de igual número de órdenes de cordonaduras, así como las trencillas que guarnecen la prenda y el cordón porta-pelliza, que serán de oro. La disposición de los cordones será en forma de peto, de los cuales 2 fijan los extremos de los cordones y otros 2 sirven para abrocharlos, salvando el cruce de la prenda, esto es, enlazando cada cordón de un delantero en el botón correspondiente del delantero opuesto (a este fin se dará a los cordones la longitud suficiente para su cruce). Los ojos de éstos y su distribución son lo mismo que el dormán.

La pelliza no lleva bolsillos, y en lugar de éstos y sobre las líneas de los costados llevan la punta de Astrakán en forma lanceada, llamada matalota, que nace del mismo rizo del bajo de la prenda. Esta misma punta es el escusón de la manga. La matalota es de 6,5 centímetros de ancho y sube 14 centímetros sobre el límite superior de la bocamanga (el de la bocamanga será más estrecho).

La trencilla que cubre las costuras de la espalda y bordea todas las guarniciones de Astrakán del pecho, mangas y bajo, es de la llamada panecillo y tendrá 12 milímetros, lo mismo que la del dormán.

Lleva esta prenda en el talle pliegues o narices cerrados con un botón, y entre éstos el mismo lazo que adorna el dormán formado con la misma trencilla de oro.

La bocamanga está formada con Astrakán y en forma de escusón, por encima de este escusón irá el adorno de trencilla de oro.

La pelliza con cordonadura de estambre amarillo se usará para los actos que se determinarán”

Calzón de gala

“De paño azul, de forma igual al de los jefes y oficiales del Arma, con dos trencillas de oro en los costados y un escusón en la parte anterior del muslo”.

Faja

“De cordones de seda color azul, con cordón del mismo color; muletillas, pasadores y bellotas de oro”.

Tahalí

“En el mismo paño de la prenda. De 20 a 22 centímetros de longitud y 6 de anchura. Lleva abiertas por la punta inferior las 2 hojas de que consta. Los dos ojales en su extremo superior abrochan en botones fijos al interior de la prenda. La abertura horizontal de su entrada es de 4 centímetros y sirve para dar entrada a la espada, y la vertical de 3, para enganchar el escudillo de la vaina”.

Kalpak o Colbac

“De astracán negro con manga e imperial de paño encarnado. En la parte anterior chapa con el emblema del Regimiento sobre la escarapela nacional; a ambos lados sendos mascarones unidos por una cadenilla que descansa en otros  dos centrales; plumero de ganso de 25 centímetros. Emblema de los húsares: una columna de orden jónico cruzada por los cuatro vientos cardinales entre nubes y las siglas H.D.P.”

Guantes

“Blancos de ante”.

Otros

“Bandolera de 4,5 cm de charol blanco con escudo con las armas de España (gala), cartuchera, cinturón, tirante doble del sable y portapliegos, de charol negro con hebillas doradas; fiador de seda entretejida de azul y oro”.

¿Hemos identificado cada pieza? ¿A que es muy fácil? Pues lo que decía al principio los uniformes se pueden leer al mirarlos, como los escudos.

Fuentes del texto:  José Guitart Besangé,  “Ars sarcinato: tratado enciclopédico de sastrería para trajes de caballero, señora, niños, talares y uniformes para el ejército y armada”  (para Dormán, pelliza, calzón, faja y tahalí).

Caballipedia para el resto de piezas.

Fuente de la imagen destacada:

El rey Alfonso XIII (1912). Román Navarro García de Vinuesa. Museo Nacional del Prado.

MUSEO DEL PRADO 200 AÑOS

error: Content is protected !!
Share This