Eventos en verano: una botadura 2 x 1 en presencia de SS. MM.

En el verano de 1881, en las gradas del Arsenal de Ferrol tuvo lugar el evento que se menciona en el título de esta entrada. El acto de botadura de la corbeta Navarra y el cañonero Paz (de ahí lo de dos por uno) que La Ilustración Española y Americana recogió en su...

“¡No sin mi hijo!”, sobre la integración de los niños en la vida social de los padres (II) [Revisión]

Hace un mes publicaba la primera parte de la revisión de una entrada de noviembre de 2015 en Protocol Bloggers Point sobre los niños y los ajustes que su presencia impone en la vida social de los padres. En esta segunda parte hablaremos de los niños en las ceremonias...

La sombrilla de mano: un complemento de lo más cotilla

Las mujeres de antaño vivían rodeadas de complementos de moda que hablaban. Por un lado estaban los que ella utilizaba para hablar sin palabras y enviar mensajes al receptor adecuado: las joyas, el abanico, el pañuelo, los guantes o las flores y por otro los que...

La ceremonia de la Indaba (reconocimiento y felicitación de los súbditos al monarca) era una tradición zulú que aparece descrita en La Ilustración Española y Americana de 8 de abril de 1883. Recogía el semanario el relato que hizo un oficial inglés presente en la misma junto a otros oficiales y marineros ingleses. La traigo aquí porque tiene cierto parecido con la ceremonia que describe Ganivet en  “La conquista del reino de Maya por el último conquistador español Pio Cid”, que aparece en la cita de #todoestáenloslibros de la semana pasada.

Recibir a un rey cautivo

La Indaba se organizó para recibir al rey Cettewayo (Cetshwayo) que volvía a sus dominios tras permanecer cautivo en Inglaterra desde el final de la guerra anglo-zulú. Se celebró en  Intonyanem,  un lugar próximo a Ulundi la capital que Cettewayo había creado al convertirse en rey y que había sido arrasada durante la batalla de Ulundi (1) en la mencionada guerra.

La ceremonia tuvo lugar al día siguiente de la llegada del rey con presencia de numerosos grupos de población llegados desde distintas partes del reino.

Reconocimiento del rey

Los buenos y leales súbditos de Cettewayo necesitaban reconocer a su rey, que se presentaba ante ellos tras largos años cautivo, para ello “rodearon a Cettewayo, el cual, vestido a la usanza británica y sentado en un ancho sillón de madera (…) recibía con mucha seriedad los homenajes”.

¿Será o no será?

La gente al verle manifestaba “duda y asombro (…) como si no creyesen que el cautivo de Londres hubiera conseguido volver sano y salvo a su país natal”. Había entre los súbditos muestras de alegría, que manifestaban agitando brazos y piernas y gritando “¡Es él! ¡Es él!”. Otros dudaban de que quien aparecía ante ellos fuese su antiguo rey.

Las dudas quedaron disipadas cuando las mujeres “que acudieron en gran número (…) improvisaron una danza en honor del soberano y dieron animación y alegría (…) a la ceremonia de la Indaba“.

Prueba gráfica para los incrédulos

Terminada la danza, el representante del gobierno inglés (…) presentó (…) la prueba gráfica (…) de que aquel Cettewayo era el mismo Cettewayo que años antes había caído prisionero en poder de los ingleses”. De esta forma los más desconfiados quedaron convencidos.

Una vuelta muy costosa

El representante del gobierno inglés, una vez toda la concurrencia estuvo convencida de que quien era objeto de la Indaba era quien decía ser y ayudado de un intérprete, aprovechó para leer las condiciones acordadas “para la reinstalar al rey en su trono”. La principal de estas condiciones consistía en: “la anexión de gran parte del territorio del África Austral a los dominios ingleses”.

No le salió gratis al Cettewayo la vuelta, podríamos decir que fue muy costosa. Todos sabemos cómo acabó la historia que comenzaba con esta ceremonia de la Indaba, baste con dos palabras: colonialismo y apartheid.

¿Un semanario español de finales del XIX se hacía eco de una ceremonia celebrada en un remoto lugar, a más de 12.000 km. de sus lectores? Así eran estas publicaciones, no solo contaban las cosas que ocurrían en nuestro país, sino también estas otras, de lugares lejanos y exóticos. De esa manera el lector de La Ilustración viajaba a lugares que jamás visitaría y conocía de sus costumbres y tradiciones sin moverse del sillón.

(1) Ulundi era la capital del bantustán de Kwazulu y sede de la corte real. Noreste de la actual Sudáfrica.

error: Content is protected !!
Share This