¿Qué es eso de que las normas de educación social no llevan aparejada una pena si se incumplen?

¿Quién dijo que las normas de educación social no llevan aparejada una pena si se incumplen? En mis buceos en la Biblioteca Digital Hispánica he encontrado este documento que comparto en el cual se detallan, con ilustraciones, los castigos físicos a los que fueron...

¿Para qué buscar un sinónimo si diciendo “tonto” todo el mundo te entiende?

A raíz de la entrada que escribía el 8 de junio de 2020 “Entre tontos anda el juego, aunque solo jugamos con palabras”, algunos amigos me enviaron palabras sinónimas que hacía mucho tiempo que no escuchaban o leían. Son palabras que les retrotraían a momentos de la...

Escarmiento de madres casamenteras #todoestáenloslibros

Hemos dedicado las últimas cuatro entradas a las bodas -obligaciones del novio, cortejos, bodas, refranes- cosa que no había ocurrido nunca. Esto de las bodas y las ganas de casarse me me ha hecho recordar unos versos de aviso a madres casamenteras. Los he buscado en...

Gala y gran gala fue la etiqueta requerida para un banquete el domingo 27 de enero de 1878.  El banquete tuvo lugar en el Palacio Real de Madrid y fue uno de los muchos actos con los que se celebró la boda de Alfonso XII con María de las Mercedes de Orleans. La Ilustración Española y Americana da cuenta de este banquete que los reyes ofrecieron a sus invitados extranjeros en su número de 15 de febrero de 1878, con un grabado a toda página firmado por Comba.

La descripción de ese grabado es obra de Martínez de Velasco, que empieza detallando los países de procedencia de los “embajadores extraordinarios” que acudieron a la boda real y por tanto a ese banquete: Austria-Hungría, Bélgica, Portugal, Alemania, Francia, Gran Bretaña e Irlanda, Suecia, Noruega, Dinamarca, Estados Unidos del Norte, Italia y Países Bajos.

Al mencionado banquete acudieron además otros invitados: “damas; miembros del Cuerpo Diplomático ordinario; los que componen las Mesas de Congreso y Senado; los Capitanes Generales del Ejército; los Caballeros del Toisón de Oro; subsecretarios de los Ministerios; exministros de la Corona; oficiales generales y jefes con mando en la guarnición de Madrid”.

El grabado, representa a esos embajadores extraordinarios en la escalinata de Palacio, mientras esperaban a sus carruajes. Y en él comprobamos la etiqueta que se exigió para asistir al mismo: gran gala, que vestían –como se puede apreciar- los caballeros y las damas. También  la de palafreneros y jockeys que vestían de gala y gran gala respectivamente. Incluso los  lacayos cuya vestimenta consistía en una “librea de la época de Luis XVI”.

 

error: Content is protected !!
Share This