Que por ti pondré banderas, para hablar sin palabras

“Qué por ti pondré banderas” frase con la que comienza una estrofa de la jota “No te vayas de Navarra” que viene que ni pintada para el post de esta semana sobre expresiones con la palabra bandera. Sin ir más lejos la expresión poner banderas que utiliza la jota  lo...

¿Pretendéis pintar pelucas postizas para parecer pistonudos personajes?

"¿Pretendéis pintar pelucas postizas para parecer pistonudos personajes? Preguntad por Pepe Pérez Pellicer, peluquero perfumista". Esta frase -repetida incesantemente en la niñez- vino a mi mente hace un par de semanas cuanto visité la exposición "Teje el cabello una...

“Abrid la puerta que va a entrar mi reina”

“Abrid la puerta que va a entrar mi reina” podría haber dicho Carlos II, para que se abriesen las puertas de la ciudad al paso de María Luisa de Orleans. ¡Así de fácil!, pero la cosa no era tan sencilla y de ello hablaremos en este post. La entrada de una reina en la...

El martes dí un paseo -corto- por la XIX Feria de Otoño del Libro Viejo y  Antiguo de Madrid aprovechando un descanso en el #CVHH2017. El corto paseo fue productivo, ya que encontré tres joyas nuevas -viejas- para mi anaquel, una de ellas es la que les voy a comentar hoy: El Arte de agradar de la Condesa Araceli de la Sierra.

agradar protocolo social

Agradar: la base del protocolo social

Ser agradable es, para la Condesa escritora, sinónimo de poseer don de gentes o “tener ángel“, lo que lleva aparejado ser bien acogido en todas partes y gozar del respeto de los semejantes, para lo cual  el agradable ha de ser: educado, culto y “fino“, siendo la “finura” la piedra angular de la afabilidad.

agradar protocolo social

La persona “fina” es aquella que evita a sus semejantes “todo aquello que pueda ocasionarles disgusto, molestia o desagrado“; si esta cualidad, además, está “pulimentada” con la educación y “barnizada” con la cultura ya tiene el sujeto que la posee las dotes precisas para ser agradable.

Ser agradable, ser educado, es el fundamento del protocolo social -los modales, el comportamiento, la urbanidad- que consideramos absolutamente necesario en la vida de relación con los demás.

No confundamos agradar con adular ni mintamos para agradar

La autora previene contra los que practican el agrado fingido, los aduladores, quienes derrochan elogios hacia aquellos a los que quieren de esa forma agradar y acaban empalagando con sus muestras de afecto falso rayanas en el servilismo.

agradar protocolo social

Y también contra los hipócritas, aquellos que se hacen agradables según la situación, como si fueran el personaje de una obra teatral y en ese momento concreto y con esas personas concretas le tocase el papel de “el agradable”. Para la condesa, una persona agradable tiene el serlo como norma de vida y lo es en todas las facetas de la misma: en su casa, de paseo, en el coche, en la playa, en las conversaciones con amigos, parientes y conocidos, y en el trato “con personas de alta alcurnia o en la relación con sirvientes e inferiores“. Lo que hoy denominaríamos un agradable 360º.

Ser agradable: un arte

Uno no nace siendo agradable, como todo arte se aprende y no solo en los libros sino con la práctica diaria. Para aprender a ser agradable hay que adquirir buenas cualidades, entre ellas: franqueza, honradez, abnegación, simpatía, sinceridad, respeto a los demás y “ajustar a una sola regla todos los actos de nuestras relaciones para con nuestros semejantes“; regla que no es otra que tratar a los demás como queremos ser tratados.

agradar protocolo social

Como vemos, la agradabilidad, el ser agradable es un arte que se practica en la vida de relación social, no es algo para practicar en solitario, es necesaria la interacción, el trato con el otro y es ahí donde entra el protocolo:  ¿No decimos de él que ayuda a o facilita la convivencia?, pues practiquemos.

Ilustraciones: Maurice Leloir

 

 

error: Content is protected !!
Share This