Los Voluntarios de la Libertad fueron –según la exposición de motivos del decreto de 18 de noviembre de 1868 que las regularizaba- una “institución civil, pacífica aunque armada, prenda de orden y elemento de libertad”. Su organización era de tipo militar: pelotones, compañías y batallones; comandantes, tenientes, subtenientes, subalternos y sargentos. A los jefes se les elegía por sufragio y estaban al mando de los alcaldes constitucionales.

Para ellos y por las “pruebas constantes que han dado (…) de su firme adhesión al orden y a las instituciones creadas por la revolución de Septiembre [La Gloriosa, 1868]; los relevantes servicios que han prestado en circunstancias críticas y en momentos supremos de perturbación y desorden; la espontaneidad y entusiasmo con que se apresuraron a prestar la obediencia debida a V.M. [Amadeo I] como el elegido de las Cortes Constituyentes nacidas del sufragio universal (…)” se creó una condecoración civil mediante decreto de 6 de mayo de 1871.

No se trataba de un premio “pues la conciencia de haber cumplido con su deber, y de haber defendido a la patria, la libertad y el orden en todos los momentos de peligro, es galardón bastante”, sino del reconocimiento de que “tan generosos sacrificios se perpetúe dignamente y sirva de ejemplo provechoso en el porvenir”.

Dicha condecoración se  otorgaría “con perfecta igualdad y sin distinción de clases a cuantos visten el honroso uniforme de Voluntarios de la Libertad, con la sola diferencia derivada de la épocas varias en que se han prestado los servicios”.

En el decreto de creación de la condecoración se establecía una cruz de tres clases: la de primera clase se concedía a todos los Voluntarios de la Libertad “que siendo en la actualidad estuvieren inscritos sin interrupción desde el 1º de enero de 1868”. La de segunda clase se otorgaba “a los que no halándose comprendidos en el caso anterior, sean actualmente Voluntarios de la Libertad”. Reservándose la de tercera clase para premiar servicios futuros.

Un reglamento de 13 de junio de 1871 estableció el procedimiento para ejecutar lo dispuesto en el decreto de creación debido al gran número de condecorados.

La Ilustración Española y Americana el 25 de junio de 1871 recogía el grabado de la condecoración que es imagen destacada de esta entrada.

Fuentes: las mencionadas en el texto, consultadas en BOE y Hemeroteca Digital.

Share This