Etiquetas

, , ,

El Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras de José Rosas (1885), era un librito que contenía reglas de urbanidad en verso y un apéndice sobre el modo de trinchar y del servicio en la mesa. Como quiera que de un libro sobre Urbanidad en Verso ya hablé en un post en marzo de 2014, me centraré en el servicio y en concreto en sus normas básicas pues, en palabras del autor, nada hay más desagradable “que ver a una persona que sirve un plato intempestivamente”.

Portada_Libro

Según explica el autor, existían unas reglas –de aplicación uniforme y constante- que aconsejaban cómo servir los platos para evitar el bochorno que suponía servir un alimento emplatado “fuera de la oportunidad debida”. Esas reglas se resumían en dos:

Primera.- Sobre los platos principales

Después de la sopa se servían: el pescado,

antonio_de_pereda_y_salgado._bodegon_de_cocina

los pasteles y todos los alimentos que necesitaban del uso principal de la cuchara.

Claesz._Heda_Still_life_with_nautilus

A continuación los platos fuertes, las ensaladas y la caza.

Luis Menéndez_2012-05-19_IMG_2012-05-12_02.57.31__8506693

Segunda.- Sobre los postres

El orden de servicio era: frutas crudas; lacticiosos; tortas y demás preparaciones de harina; compotas y frutas secas; dulces.

de Heem

Es interesante echar una mirada al pasado y ver que en algunas cosas no hemos cambiado mucho.

Cuadros: Heda, Antonio Pereda y Luis Menéndez

Anuncios