Etiquetas

, , , ,

Seguimos comentando la Etiqueta en la Mesa que aparece en el libro   El Buen Gusto, de Ermance Dufaux (1900), que empezamos la semana pasada:

El mayordomo había abierto la puerta del comedor y anunciado: “Señora, la cena está servida”, ya se podía entrar al comedor, pero había que seguir un ritual.

Beraud_ An Evening Soiree

Si el hombre a quien correspondía el puesto de honor no estaba muy claro, los anfitriones se dirigían a él y el anfitrión le suplicaba que le ofreciese su brazo a la anfitriona; ofreciendo el anfitrión el suyo a la dama que debía ocupar su derecha.

Los demás invitados hacían lo propio, con una condición: los jóvenes dejaban escoger a los de mayor edad y si quedaban señoras solas, entraban en el comedor de dos en dos.

Por regla general entraba primero el anfitrión en el comedor, para ayudar  a la ordenación de puestos accediendo la anfitriona la última, a fin de no dejar a nadie abandonado en el salón.

Jean-Louis_Forain_Parisienne_Soiree

Los hombres entraban primero al comedor, para facilitar el paso a las damas que llevaban del brazo.

Se ofrecía el brazo izquierdo, de esa forma quedaba libre la mano derecha para apartar las sillas de la mesa  y que las señoras se acomodasen.

Cada invitado  debía ocuparse exclusivamente de la invitada que tenía a su derecha, con la que se intercambiaban unas palabras galantes para “romper el hielo”. A ella le ofrecía vino, le servía agua, y le alargaba todo lo que pudiese necesitar. Si la señora de la izquierda no tenía acompañante, debería ocuparse de las dos, eso si, dando preferencia a la que tenía a su derecha.

sir-henry-cole-the-dinner-party-397466

Al salir del comedor le volvía a ofrecer el brazo izquierdo a su acompañante para ir de nuevo al salón.

Louis Aston Knight

 

Continuará

Cuadros: Beraud; Jean Luis Forain, Sir Henry Cole y Louis Aston Knight

 

Anuncios