Etiquetas

, ,

Ceremonial en el Palacio del  Congreso

A las dos en punto de la tarde del día 30 de diciembre Diputados y Senadores – de uniforme o traje de ceremonia- se encontraban en el Palacio del Congreso, a esa hora se abrió la sesión por  el Presidente  procediendo uno de los Secretarios a la lectura de los artículos 67 y 69 de la Constitución, así como del Real Decreto que fijaba  el ceremonial a seguir. ¿Quién presidía las Cortes?, el propio Real Decreto fijaba que “será el de mayor edad de ambos cuerpos colegisladores” (Cánovas del Castillo, presidente del Congreso, era el de mayor edad).

A las dos y veinticinco de la tarde  llegó la carroza real ante el Congreso

Coche corona real

Recibimiento  en la puerta principal del Palacio del Congreso por una comisión de 12 Senadores y 12 Diputados acompañados de 2 secretarios y precedidos de dos maceros.

congre_vista1

Dicha comisión acompañó a la Reina hasta el Trono instalado en el Hemiciclo (B), atravesando el vestíbulo (A) y el Salón de Pasos Perdidos (Z), entonces llamado de Conferencias.

ETS_congreso_plano de planta

Al entrar S.M. en el Hemiciclo Senadores y Diputados deberían ponerse en pie, permaneciendo en esa postura hasta que S.M. tomase asiento en el trono y pronunciase la fórmula “Sentaos”.

La Reina se sentó en el trono situándose a su derecha la Princesa de Asturias y a su izquierda la Infanta Doña Teresa, ambas de pié. A la izquierda de la Reina -junto a la tribuna de las Damas de Honor- se situaron las hermanas del rey difunto ( las Infantas Doña Isabel y Doña Eulalia) y el Infante D. Antonio. Al lado izquierdo de la reina  se situaron los Jefes de Palacio que acompañaban a la Reina, y a la derecha el Consejo de Ministros (según establece el Real Decreto que regula la ceremonia de la jura).

Disponemos de la información gráfica del momento de la jura desde ambos lados del estrado (en un caso es la que realiza del natural el Sr. Comba y en el otro la que obtenemos del cuadro de Francisco Jover Casanova y Joaquín Sorolla) y de la descripción de la ordenación que hacen tanto el Real Decreto que regula el ceremonial,  como el semanario  la Ilustración Española y Americana. Más fiable la del Sr. Comba al haber tomado el dibujo del natural.

Ilustración_Jura_Congreso

19juramariacristina

Observamos el el grabado del Sr. Comba, detalles que en el cuadro de Jover y Sorolla se escapan, por ejemplo, los diputados están en distinto plano, muy por debajo del estrado sobre el que se ha situado el trono. Las dos mesas, perfectamente a la vista en el dibujo del Sr. Comba,  una a la derecha de la reina con el crucifijo, en la que estaría depositado el libro de los Santos Evangelios hasta que lo cogiese el Presidente del Congreso. Frente a la mesa del crucifijo, y a la izquierda de la reina,  la mesa con los atributos reales (la corona y el cetro). También los dos reyes de armas situados al lado de cada una de las mesas, cuyo atuendo es recogido con gran lujo de detalles por el ilustrador.

En ambos cuadros observamos a todos los asistentes en pié tanto en el Hemiciclo como en las Tribunas (el Real Decreto que regula la ceremonia señala en su artículo 7º que “Mientras S.M. la Reina Regente estuviere en las Cortes, todas las personas de cualquiera clase que se hallen en las tribunas permanecerán de pié“). Las tribunas estaban ocupadas -y aquí seguimos el relato de  La Ilustración Española y Americana– por “el cuerpo diplomático, numerosas damas, funcionarios del Estado y de la Corte“.

El juramento

El Presidente de las Cortes y los dos Secretarios más antiguos subieron al estrado donde estaba el trono. Todos los asistentes estaban en pié.

 El Presidente pronunció las siguientes palabras: “Señora, dígnese V.M. reiterar ante las Cortes el juramento que, ante el Consejo de Ministros, ha prestado ya con arreglo al art. 69 de la Constitución”. Dicho esto el presidente se situó a la derecha de la Reina y los  Secretarios enfrente, el Presidente sujetaba los Evangelios y los Secretarios el libro que contenía la fórmula del juramento.

La Reina se puso en pié, colocó su mano derecha sobre los evangelios y pronunció la siguiente fórmula: “Juro por Dios y por los Santos evangelios ser fiel al heredero de la Corona constituido en la menor edad, y guardar la Constitución y leyes. Así Dios Me ayude y sea en mi defensa; y si no Me lo demande”.

Terminado el juramento la Reina volvió a sentarse en el trono, Presidente y Secretarios volvieron a sus puestos, SS.AA. RR., Senadores y Diputados tomaron asiento (no así el resto de asistentes situados en las tribunas, quienes –según el artículo 7º del Real Decreto- debían permanecer en pié mientras S.M. se hallase en el edificio del Congreso).

El Presidente, ya en su puesto, se dirigió a los asistentes pronunciando las siguientes palabras: “Las Cortes han presenciado y oído el juramento que S. M. la Reina Regente acaba de reiterar, de ser fiel al legítimo sucesor de D. Alfonso XII (Q.D.H.) y de guardar la Constitución y las leyes”.

Concluído el acto S.M. y SS.AA.RR. se retiraron con las mismas ceremonias con las que fueron recibidas.

Ilustración_Salida_Congreso

La comitiva llegó a Palacio a las 15.15

Documentación utilizada:

  • Real Decreto: Gaceta Histórica 29 de diciembre de 1885
  • Museo de Carruajes: carroza corona real
  • Grabados: Ilustración Española y Americana nº 1 de 1886
  • Imágenes del Congreso y Plano de Planta: Web ETS Arquitectura de Madrid
  • Cuadro jura (Jover y Sorolla): web Senado
Anuncios