Etiquetas

, , ,

El mismo día 27 en el que el cortejo fúnebre acompañó los restos del Rey desde el Pardo a Madrid se produjo el juramento de la Reina Regente. La Gaceta de Madrid, número 332, de 28 de noviembre de 1885, recoge el acta de la ceremonia que tuvo lugar en la Real Cámara en presencia del Consejo de Ministros presidido por Sagasta  (ya habían dimitido los de Cánovas y se había nombrado el nuevo Gobierno, los nombramientos aparecen recogidos en este mismo número de la Gaceta).

Recorte_Primera_Jura_RRegente_Gazeta

La ceremonia, que se tuvo lugar en la Cámara de la Reina, fue muy sencilla, y aparece recogida en un acta que publica la Gaceta de Madrid.

Camara_Maria_Cristina

La Reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, según el artículo 67 de la Constitución de 1876, era la llamada a ejercer la Regencia

“Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey, y en su defecto el pariente más próximo a suceder en la Corona, según el orden establecido en la Constitución, entrará desde luego a ejercer la Regencia, y la ejercerá todo el tiempo de la menor edad del Rey”

El Presidente del Consejo de Ministros, previa venia de la Reina Regente, dio lectura al artículo 69 de la Constitución de 1876, en el que se recogía  el juramento que debía prestar el Regente:

“El Regente prestará ante las Cortes el juramento de ser fiel al Rey menor  de guardar la Constitución y las leyes. Si las Cortes no estuviesen reunidas, el Regente las convocará inmediatamente, y entre tanto prestará el mismo juramento ante el Consejo de Ministros, prometiendo reiterarle ante las Cortes tan luego como se hallen congregadas”

Según recoge el acta de la Gaceta, la Reina manifestó “su voluntad libre y espontánea de cumplir el precepto constitucional, en presencia del Consejo de Ministros”, lo que hizo, “hincada de rodillas ante un crucifijo y puesta la mano sobre el libro de los Santos Evangelios”. Las palabras que pronunció aparecen recogidas textualmente en el mencionado documento: “Juro por Dios y por los Santos Evangelios ser fiel al Heredero de la Corona constituido en la menor edad, y guardar la Constitución y las Leyes; y prometo reiterar este juramento ante las Cortes tan luego como se hallen congregadas. Así Dios me ayude y sea en mi defensa, y si no me lo demande”.

Terminado el acto, el Ministro de Justicia, Notario Mayor del Reino, levantó el acta que se publicó en la Gaceta.

Anuncios